Encuentro con editoriales: Candaya

Candaya es el reino fantástico al que buscan llegar Don Quijote y Sancho Panza para combatir los hechizos del aparentemente encantador, gigante Malambruno. También es el nombre tomado para un sueño editorial que se viene concretando, desde hace 15 años, una propuesta independiente que apuesta por la literatura hispanoamericana contemporánea, de la mano de Olga y Paco con quienes conversamos.

candaya

¿Cuál es el origen de la editorial?

Olga: Candaya nació de nuestra pasión americanista, de muchos años de relación con América Latina con la literatura, pasión que desde nuestra adolescencia ha perdurado. De proyectos de implicación con el continente, durante mucho tiempo estuvimos con proyectos de cooperación con Guatemala por ejemplo y muchos viajes ya por gusto personal. En uno de ellos conocimos a dos escritores fascinantes, al poeta paraguayo Elvio Romero y nos sorprendió mucho que un poeta de esa dimensión no lo conociéramos cuando éramos profesores de literatura y americanistas en las  lecturas. Al año siguiente, viajamos, siguiendo un artículo de Vila-Matas en el que hablaba de un hotel en las nubes en los Andes venezolanos y citaba a un escritor, Ednodio Quintero, como el escritor más impactante de Venezuela. Eso fuimos a buscar y cuando lo conocimos nos hicimos la misma pregunta cómo es posible siendo tan cercanos y teniendo el mismo idioma se dé ese desconocimiento, entonces pensamos que había un espacio editorial a cubrir.

En Candaya aseguran no se permiten «publicar autores u obras de las que no estemos absolutamente convencidos» ¿Qué es lo que les convence de una obra?

Olga: Si bien en nuestro catálogo hay una diversidad de estilos y de tendencias, sí que creo que hay algunos componentes comunes que crean una cierta unidad editorial. La primera sería una literatura que no simplifique el mundo, si no que de alguna manera lo complejice pero sí que de elementos para entender ese mundo tan convulso y extraño en el que vivimos; En segundo lugar una literatura comprometida con el presente, una literatura manchada de realidad y que esté atenta al universo cambiante que nos rodea; luego una literatura que huya del estancamiento y que busque nuevos caminos de expresión y por último el lenguaje, una literatura que en cada página se implique un disfrute estético.

¿Nos pueden contar sobre las líneas de publicación de la editorial?, ¿qué colecciones presentan?

Paco: La colección más amplia que tenemos es la de narrativa, con 54 títulos, en estos casi 15 años de existencia de Candaya. Gran parte de este catálogo que combina novela y cuento, está formado por escritores hispanoamericanos, aproximadamente una tercera parte de autores españoles y una brechita de autores japoneses. Tenemos la idea de publicar un autor japonés cada año o dos y también dentro de esta colección hemos hecho un convenio con la Universidad de las Artes de Ecuador para cada año ir publicando un autor ecuatoriano y poder darlo a conocer en España.

 

Tenemos la colección de poesía en la que publicamos, de igual manera, autores españoles e hispanoamericanos, por ejemplo la obra reunida de Bruno Montané, más un poemario inédito de uno de los padres del Infrarrealismo. Por otro lado, la colección de ensayo se fue convirtiendo en la publicación de ensayos sobre autores fundamentales y potentes de la literatura, libros que reúnen lo mejor que se ha escrito en la crítica sobre ellos,opiniones de otros autores e incluso editores con una bibliografía bastante rigurosa, además cada título viene acompañado de una película. También creamos una colección abierta, son libros más genéricos o informales, crónicas, libros de viajes, uno de los últimos libros que publicamos ahí es Barcelona inconclusa de Laureano Debat, autor argentino que vive varios años en esta ciudad, se trata de crónicas que él iba escribiendo en su blog de viajes.

¿Cómo ven la presencia de autores españoles en Latinoamérica y a su vez, la de los autores de este continente que ustedes publican en España?

Olga: Este es uno de los temas que más nos preocupa, los separadas que están las literaturas. La verdad es que cuesta mucho introducir a un autor desconocido o poco conocido latinoamericano en España. Pero creo que poco a poco lo hemos conseguido y podemos estar satisfechos de algunos logros, hemos conseguido introducir autores que son muy del canon de la literatura de cada uno de sus países como Sergio Chejfec quien se ha convertido en un maestro de muchísimos escritores españoles.

Pero al revés también cuesta muchísimo, hemos podido constatar al estar en varias ferias y eventos literarios es el desconocimiento que hay de la nueva narrativa y poesía españolas, autores tan importantes como Miguel Ángel Hernández, Sara Mesa, Manuel Vilas. Es algo que también preocupa y que tenemos que ir afinando, tenemos que ser conscientes de la riqueza que tenemos al tener el mismo idioma y si entendemos que la principal patria de una literatura es la lengua, podríamos tener un universo literario mucho más rico.

Aunque, como editores, defiendan todo su catálogo ¿qué obras o autores propondrían como imprescindibles a nuestros lectores?

Paco:  Que no se nos enfaden los demás.

Olga: como autor español mencionaríamos a Miguel Serrano.

Paco: De hecho, es curioso cómo conocimos a Miguel Serrano, en una comida con Juan Villoro le preguntamos por un autor mexicano que podamos publicar en Candaya y Juan no nos dio el nombre de ningún mexicano si no de un autor de Zaragozana porque Bolaño le había dado dos cuentos de este autor. Como cuentista es muy bueno pero Autopsia, su novela es excepcional.  Y por decir uno de poesía, Todos han muerto de José Barroeta, un poeta que llevaba 10 años sin escribir después de una crisis personal profunda, que lo animáramos a retomar la escritura fue algo muy satisfactorio ya que sus obras completas incluían también un poemario inédito.

 

Olga: ES muy difícil escoger pocos títulos. Pienso en Nefando, en Un final para Benjamín Walter de los autores más jóvenes.

Paco: Podemos recomendar un libro que es el único libro que hemos publicado sin saber nada sobre el autor.  Nos llegó con seudónimo y con una carta maravillosa en la que se notaba que le entusiasmaba y conocía nuestro catálogo. Se trata de Noche que te vas, dame la mano, el título es un verso de Alejandra Pizarnik y una canción de un grupo mítico que se llama Los suaves, son cuatro historias de seres golpeados por la vida que, de alguna forma, se reivindican. Su autor, Mario de los Santos.

¿Qué novedades pueden esperar de Candaya los lectores?

Olga: en la colección de poesía, en diciembre, vamos a publicar el primer libro del chileno, Enrique Lihn, La pieza oscura, que no se encuentra en España.

Paco: También la segunda novela de Gustavo Faverón Patriau, quien fue uno de los coautores de Bolaño salvaje, nuestro libro de ensayos sobre Roberto Bolaño. Su primera novela nos llegó por recomendación de Mario Vargas LLosa y ahora vamos a publicar Vivir abajo, novela de 700 páginas o más, extraordinaria.

Olga: Otra novela de un escritor que es un mito extraño dentro de la literatura española, tiene alrededor de 60 años pero que escribe las cosas más rupturistas y extrañas de la literatura española contemporánea. La novela lleva como título la hora en que murió Dostoievski y trata el proceso de la creación, comienza con la noticia de que el escritor Luis Rodríguez que es el autor se suicidó y sus personajes y contemporáneos hablan de él y de una novela que no fue capaz de escribir.

Mencionan varios títulos publicados y por publicar ¿cuál es el ritmo que lleva la editorial, al ser pequeña en equipo e independiente, con sus publicaciones?

Paco: De hecho ahora tenemos cubierta la programación hasta principios del 2020, no queremos publicar más de un libro al mes porque nos interesa cuidar mucho, acompañar al libro y al autor. Nosotros somos lo suficientemente pequeños que queremos ser. Nos gusta vivir todo el proceso, no dejamos que los libros a los dos meses se mueran, creamos actividades paralelas, clubes de lectura, viajamos con los autores. Nos sentimos muy bien entablando una relación estrecha con el autor, trabajando como lo hacemos.

¡Gracias Olga y Paco por sus respuestas!

Conoce más sobre Candaya y sus libros en la página de la editorial en Babelio.

Anuncios

Encuentro con miembros de Babelio: 16

Babelio, la red social dedicada a los lectores, es una comunidad en la que compartimos con distintas personas, cada lector, aunque suene trillado, es un mundo diferente,  una biblioteca propia, una experiencia única con la lectura. Conozcamos a los grandes lectores de Babelio y dejemos que nos hablen sobre sus libros, críticas y recomendaciones. Aquí les damos la palabra.

Annie_Hatuna, miembro 553, de México, lectora apasionada por la literatura infantil y juvenil, acreedora de la insignia Mejores Autores de Críticas, comparte con la comunidad sus experiencias de lectura.

Annie_hatuna.jpg
Parte de la biblioteca personal de Annie_hatuna

¿Cómo llegaste a Babelio?

Me llegó una invitación vía correo electrónico y me llamó la atención, me gustó mucho que la plataforma diera insignias y el hecho de que fuera totalmente en español.

¿Qué géneros títulos destacas de tu biblioteca? (En Babelio)

Creo que la fantasía y las novelas juveniles son dos géneros que he disfrutado mucho en los últimos años, en el primero apenas me estoy adentrando de lleno y en el segundo llevo un poco más de tiempo. Haría mención honorífica al terror y a la novela gráfica.

Has obtenido la insignia de experto en infantil y juvenil ¿qué destacas de estos géneros?

La literatura juvenil está muy presente en mi día a día, de alguna forma se ha convertido en el género que más leo (ignoro en que momento exacto ocurrió esto) y realmente la disfruto mucho. En cuanto a la literatura infantil apenas me estoy acercando a ella, he encontrado joyas preciosas que han tocado mi corazón lector así que pienso seguir un buen rato en estos dos géneros.

También vemos que eres una gran aficionada del género manga ¿qué encuentras en este que no hallas con facilidad en otro tipo de libros?

Primero las historias y segundo el arte, leer manga para mi es una forma de desestresarme del día a día, adoro sumergirme en las páginas de un buen manga y descubrir historias tan bien trazadas (por ejempo Black Butler de Yana Toboso o Kimi Ni Todoke). Es un género que descubrí hace poco menos de 4 años y del que me enganché rápidamente, ahora me encuentro con inquietud de explorar nuevas temáticas dentro del género (terror, ciencia ficción y más Shonen).

¿Cuál es tu primer descubrimiento literario?

Soy una lectora que ha leído toda su vida, así que si me remontara a mi primer libro hablaríamos de una historia llamada Nina La Ratita o de mis audiolibros de cuentos de Disney, les debemos el haberme enganchado en la lectura. Pero hubo dos libros que me engancharón a una literatura más adulta, lejos de mis libros de terror y fantasmas para niños y lejos de Harry Potter pues podemos dar por hecho que el niño mago marcó a toda nuestra generación, y son Lo Que el Viento se Llevó de Margaret Mitchell (libro que me abrió el mundo de la novela histórica) y El Clan del Oso Cavernario de Jean M. Auel.

 

¿Cuál es el libro más interesante que has descubierto en Babelio?

Gracias a su programa de Masa Crítica descubrí La Ciudad de las Sombras de Victoria Alvárez. Una novela llena de aventuras, misterios e historia que me hizo viajar a la preciosa India y me dio una protagonista fantástica, además este libro nos sumergió a mi abuelita y a mí en un intenso debate y en la promesa de vivir, algún día, una aventura juntas.

¿Quién es el diamante literario que harías descubrir a nuestros lectores?

Uff ¡Que difícil! Trato de darle oportunidad a todo tipo de autores y autoras y me encanta apoyar a los nuevos talentos, si tuviera que recomendar a alguien sería a M.G. Leonard y su trilogía de La Batalla de los Escarabajos, son libros infantiles-juveniles que presentan a insectos tan simpáticos y tiernos que despiertan muchas emociones en el lector, y la forma en que la autora escribe es fresca, ligera y hermosa, así que si, ella es un diamante literario que todos deberíamos conocer.

¿Tienes algún libro que relees con frecuencia?, ¿Cuál es?

La Chica que Amaba a Tom Gordon de Stephen King es mi libro de cabecera cuando me siento bloqueada en cuanto a lecturas, otros libros a los que también suelo recurrir mucho son la trilogía de Mundo Umbrío de Jaime Alfonso Sandoval, amo esos libros y cada que tengo tiempo los releo una y otra vez.

¿Qué libro no has podido terminar de leer aunque hayas querido?

Es muy raro y difícil que yo no termine un libro, me hago la meta de no dejar libros a la mitad y casi nunca fallo, sin embargo debo admitir que nunca logré terminar el primer libro de la saga Hush Hush, por más que lo intenté lo tuve que dejar y es de esos “abandonados” que nunca tendrán una segunda oportunidad.

¿Cuál es tu lugar preferido para leer?

¡Mi cama! Me encanta leer en las noches con un buen café con leche y mi edredón preferido, calientita y en paz me ayuda a terminar mi día a día de la mejor manera.

¿Tienes una cita literaria de culto?, ¿cuál es?

Una de las cosas que más me gusta hacer para mis reseñas es capturar frases de libros, siento que es una buena forma en que la gente conozca un poco de la historia y de la forma de escribir del autor. Mi cita literaria que me ha marcado es del libro Tierra de los Hombres de Antoine Saint-Exupéry:

A veces, las tempestades, las nieblas o la nieve te molestarán. Piensa entonces en todos aquellos que lo han conseguido antes que tú y dite simplemente: lo que otros han conseguido, también yo puedo hacerlo

 

¿Tablet, e-book o papel?

Soy amante del libro en papel, nada como olerlos y hojearlos pero también me he vuelto asidua a la tablet, es una forma en que puedo conseguir libros interesantes sin tener que seguir abarrotando mis estanterías.

¿Qué libro estás leyendo ahora?, ¿nos hablarías un poco de él?

Soy lectora de dos libros a la vez (o a veces más si me siento muy apurada a sacar reseñas); Actualmente estoy leyendo el tercer libro de la saga de La Torre Oscura del señor Stephen King, me encuentro sumergida en las páginas de Las Tierras Baldías y no puedo decir mucho al respecto por respeto y temor a los spoilers, pero si puedo decir que leer esta saga esta resultando muy gratificante y que me sorprende como King logra hacer una lectura de fantasía épica en una novela tan fluida y amena. Igualmente estoy terminando la trilogía de La Batalla de los Escarabajos de M.G Leonard y estoy comenzando el tercer libro.

 

¿Cuál es tu próxima lectura?, ¿por qué la escogiste?

Pienso continuar con Mi Camino a la Torre Oscura (es un reto literario de leer toda la saga de la Torre Oscura de Stephen King) y por ello me enfocaré en La Niebla a la par que leére Un Dueto Oscuro de Victoria Schwab, tengo muchas ganas de saber en que continua la historia de Kate y August y de todos los monstruos de la ciudad de Verity.

Según tú ¿Qué debe tener una buena crítica en Babelio?

Primero que nada debe ser una crítica totalmente sincera, es importante que tengamos en cuenta que no hacemos críticas para quedar bien con la plataforma o las editoriales, más bien debemos enfocar en los lectores. Siempre que escribo algo trato de plasmar mis sentimientos sobre el libro y ser totalmente honesta con los puntos buenos y malos pues recuerdo que cuando era más joven no podía gastar mucho en libros y me servía de leer reseñas para elegir que libros si adquirir y cuales no, era muy decepcionante leer un pésimo libro del que los blogueros habían escrito buenas reseñas para quedar bien con algún tercero, era una sensación de estafa. Así que considero esto lo más escencial, la ortografía, fluidez y estructura de cada crítica se van puliendo con el tiempo y la práctica.

¡Gracias Annie_Hatuna por tus respuestas!

Conoce más lectores en www.babelio.es

Diciembre: mes de la literatura infantil y juvenil

El último mes del año está dedicado a esos libros que abren las puertas de nuestra imaginación, a nuestras primeras lecturas y a aquellas que disfrutamos con el niño o el joven que todavía llevamos dentro. Diciembre es el mes de la literatura infantil y juvenil.

LIJPOST

¡Descubre cómo ser parte de este mes temático!

Encuentra más de 400 títulos de este género en nuestra biblioteca.

LIJPOST001

Cada semana podrás leer una crítica de uno de los miembros de la comunidad en la sección Reseña de la semana que encontrarás en la página principal del sitio.

LIJPOST002

Descubre y crea tus propias listas sobre libros de literatura infantil y juvenil. Pueden ser listas generales como Libros para chicos y no tan chicos u otras más específicas como Novela negra para niñosNovela negra para niñosNovela negra para niños o Las mejores distopías para jóvenes.

LIJPOST003

conte-onAl finalizar el mes sortearemos un libro entre quienes tengan la insignia Experto en Literatura Infantil y Juvenil. Insignia que reconoce a los lectores que continúan leyendo regularmente libros para niños y jóvenes, ya sea por gusto propio o por acompañar la lectura de sus hijos.

Dentro del Reto de Lectura 2018 La vuelta al mundo, los participantes podrán obtener 30 kms. extras si leen:

  • Un libro de literatura infantil y juvenil que no sea de género fantástico.
  • Un libro de literatura infantil y juvenil que se haya llevado al cine.

 

¡Sé parte de este mes dedicado a los niños de cualquier edad!

Más información en www.babelio.es

Encuentro con miembros de Babelio: 15

Babelio, la red social dedicada a los lectores, es una comunidad en la que compartimos con distintas personas, cada lector, aunque suene trillado, es un mundo diferente,  una biblioteca propia, una experiencia única con la lectura. Conozcamos a los grandes lectores de Babelio y dejemos que nos hablen sobre sus libros, críticas y recomendaciones. Aquí les damos la palabra.

Hoy entrevistamos a LEMB, lectora de Castellón España, gran aficionada por la novela de amor, el policíaco, y la historia. Ha obtenido la insignia de Mejores autores de críticas en nuestra comunidad.

LEMB
Parte de la biblioteca personal de LEMB.

¿Cómo llegaste a Babelio?

La verdad, no estoy muy segura. Creo que fue a raíz de una Masa Crítica. Alguien comentó que había una nueva red social para lectores en la que podías recibir un libro con la condición de que compartieras tu opinión tras su lectura. Así llegué.

¿Qué géneros o títulos destacas de tu biblioteca? 

Difícil pregunta. Soy lectora de impulsos, así que voy eligiendo mi siguiente libro según mis sensaciones del momento. Toco casi todos los géneros; es verdad que leo mucha novela romántica, pero la que más me gusta es la narrativa intimista, así que si tuviera que elegir entre todos los títulos creo me quedaría con Tan poca vida de Hanya Yanagihara o con Una historia de amor y oscuridad de Amos Oz.

Has obtenido la insignia de conocedor en historia ¿qué destacas de este género?

El atractivo de leer una novela histórica viene de la mano de la curiosidad por saber qué pasó y cuáles fueron los protagonistas alrededor de un hecho real. Saber aunar historia con ficción para que el lector disfrute y aprenda no es tan fácil y por eso me atrae más.

También vemos que eres una gran aficionada del género policíaco ¿qué encuentras en este que no hallas con facilidad en otro tipo de libros?

Las novelas policíacas suelen ser de lectura rápida y ágil lo que para alguien que lee mucho es un buen aliciente. Además, si la trama está bien llevada, son historias que te enganchan desde el principio hasta el final, con las ganas de saber cómo se resuelve todo.

¿Cuál es tu primer descubrimiento literario?

Supongo que depende de lo que entiendas por descubrimiento literario. Una de las cosas que más me gustaba cuando comencé a disfrutar más de la lectura era elegir un libro de la biblioteca familiar y leerlo sin saber si estaba o no ante una obra maestra, llegando a ciegas a él y descubriendo lo maravilloso de su lectura. Eso me ocurrió con novelas como Anna Karenina de Tolstoj o Un mundo feliz de Adous Huxley. No sabía nada de ellas hasta que las leí.

Si me preguntas por el primer libro que me dejó marcada, te diría que Marianela de Benito Pérez Galdós. La leí como lectura escolar cuando tenía unos 10 años y me impactó. Fue el primer libro con el que lloré.

¿Cuál es el libro más interesante que has descubierto en Babelio?

No sabría decirte uno. Llevo leyendo “en Babelio” prácticamente desde comienzos de año y he tenido lecturas muy buenas. Muchos libros son interesante por diferentes aspectos. Creo que una de mis últimas lecturas, Una historia de amor y oscuridad la autobiografía de Amos Oz. Ha sido una lectura que tardaré en olvidar.

¿Quién es el diamante literario que harías descubrir a nuestros lectores?

Creo que me gustaría destacar novelas poco conocidas como Del color de la leche de Nell Leyshon o Ritos funerarios de Hanna Kent.

¿Tienes algún libro que relees con frecuencia?, ¿Cuál es?

Hace tiempo que la re lectura es un capricho que pocas veces me concedo. Tengo muchos libros por leer así que releer es complicado. Sí que podría deciros que hace unos años leía Orgullo y prejuicio de Jane Austen, al menos una vez al año.

¿Qué libro no has podido terminar de leer aunque hayas querido?

Confieso que nunca terminé Los miserables de Víctor Hugo. Puede que cuando comencé a leerlo no fuera el momento adecuado, pero la verdad es que llegué hasta la mitad de la historia y no conseguía engancharme.

¿Cuál es tu lugar preferido para leer?

No tengo ninguno. Leo en cualquier sitio. De hecho, la mayoría de las veces leo mientras los niños juegan a mi alrededor, sin ningún problema.

¿Tienes una cita literaria de culto?, ¿cuál es?

La verdad es que no, aunque si tuviera que poner una que me definiera creo que sería la de Sócrates:

Solo sé que no sé nada.

¿Tablet, e-book o papel?

E-book y papel. Leo en los dos formatos indistintamente. Me gusta mucho el ebook porque va siempre conmigo, a todas partes. Mi Kindle va conmigo a todas partes, al igual que el móvil. Aunque, por otro lado, he vuelto a leer mucho en papel.

¿Qué libro estás leyendo ahora?, ¿nos hablarías un poco de él?

Ahora estoy leyendo un libro que todavía no se ha publicado así que no puedo hablaros mucho de él, solo que es un libro auto publicado enfrascado en el género negro muy interesante, lleno de personajes, situaciones y un hilo argumental nada obvio que les une a todos y que hay que descubrir a medida que avanzas en su lectura

¿Cuál es tu próxima lectura?, ¿por qué la escogiste?

Voy a comenzar a leer Una vida de perros de Estefanía Salyers, dentro de una lectura conjunta organizada por otros blogueros. Una comedia sobre comenzar de nuevo en una ciudad como Nueva York.

Según tú ¿Qué debe tener una buena crítica en Babelio?

Es verdad que se premia que las críticas sean largas, pero para mí lo importante, y lo que me ayuda a decidirme sobre si leer o no un libro, es que el lector me cuente lo que le ha parecido la lectura y lo que le ha hecho sentir. Una crítica en Babelio no debe ser una reseña literaria sino una opinión sincera y directa, sin desvelar nada de la trama, sobre la lectura, destacando lo mejor y nombrando lo “menos mejor”, sabiendo que una opinión, por definición, siempre es subjetiva.

Gracias LEMB por tus respuestas y recomendaciones.

Como lector miembro de Babelio puedes crear widgets personalizados para mostrar tus libros y autores preferidos en tu blog.

Conoce más libros y lectores en Babelio.

 

Encuentro con miembros de Babelio: 14

En Babelio cada lector, aunque suene trillado, es un mundo diferente, una biblioteca propia, una experiencia única con la lectura. Conozcamos a los grandes lectores de Babelio y dejemos que nos hablen sobre sus libros, críticas y recomendaciones. Aquí les damos la palabra.

Inquilinas_Netherfield, son Miss Bingley y Miss Hurst, dos amigas de Albacete España, a las que les apasiona la literatura, el cine y las series de televisión, especialmente los clásicos. Hoy conversamos con Miss Hurts sobre sus lecturas.

IMG_5314
Biblioteca personal de Inquilinas_Netherfield.

¿Cómo llegaron a Babelio?

Pues lo cierto es que recibimos una invitación a unirnos a Babelio de sus propios administradores a través de nuestro blog (Las inquilinas de Netherfield) justo cuando estaba siendo lanzada en España (creo que era todavía la versión beta por aquel entonces). No saqué el tiempo para echarle un vistazo hasta unas semanas después, pero en cuanto vi la comunidad, el funcionamiento, lo mucho que se podía aportar a nivel de base de datos además de las críticas, no lo dudé. Así que podría decirse que casi cumplimos el año en Babelio al mismo tiempo que el propio Babelio.

 ¿Qué géneros títulos destacas de tu biblioteca? (En Babelio)

Obviamente los clásicos, y de hecho si me pongo a mirar cuáles tienen las puntuaciones más altas, yo diría que el 85% lo son. Cuando digo clásicos abarcan principalmente los siglos XVIII y XIX y la primera mitad del XX. Entre ellos no puedo dejar de nombrar a Jane Austen (con nuestro nombre sería pecado no hacerlo), y desde el año pasado estoy descubriendo también a Barbara Pym, cuya obra fue escrita en su mayor parte en los años 50 y merece mucho la pena, de ella recomiendo sobre todo Mujeres excelentes. También recomiendo las novelas feelgood de Mónica Gutiérrez, si tengo que destacar una, me quedo con La librería del señor Livingstone, y algunos clásicos poco conocidos como Valancy Stirling o El castillo Azul de Lucy Maud Montgomery, la autora de Ana, la de Tejas Verdes, Ethan Frome de Edith Wharton (que tiene un final espectacular), o La peste escarlata de Jack London (distopía que luego ha sido copiada hasta la saciedad). La verdad es que me falta espacio para todos los clásicos que me gustaría recomendar fuera de los ya muy conocidos o habituales. Hay mucho que descubrir en este género más allá de los que las editoriales editan una y otra vez en mil ediciones diferentes. 

Has obtenido la insignia de experto en literatura clásica, ¿qué destacas de estos géneros?

Todo. Los clásicos trataban de fondo temas que eran atemporales, y la literatura que leemos hoy en día no es más que la evolución de géneros que existen hace siglos, y creo que debe existir la curiosidad de irse a las fuentes, a dónde empezó todo, para saber de dónde viene mucha de la literatura contemporánea que leemos. La razón por la que un clásico es considerado clásico es una cuestión peliaguda, porque muchas veces ha sido por una decisión meramente editorial de la época en que fue escrito, dejando a un lado libros que también merecían mucho la pena y que sin embargo apenas tienen repercusión hoy en día, así que no voy a cometer el error de decir que todos los clásicos son clásicos porque son buenos per sé, porque no sería cierto. Afortunadamente, desde hace unos años en España están surgiendo editoriales independientes que están trabajando duro para recuperar muchas novelas clásicas que merecen reconocimiento pero que en su día fueron apartadas por las razones que fuesen. La verdad es que este es un tema del que se podría hablar largo y tendido y no me quiero extender mucho. Para quien no se atreva o no le apetezca leer clásicos, solo le puede decir que un clásico gusta o no dependiendo de gustos personales como sucede con cualquier otro género, pero hay que quitarse el miedo y la pereza a leerlos por pensar que son pesados y que no se van a disfrutar. Solo hay que escoger el clásico que más crees que puede ir con tus gustos e intentarlo; seguramente te llevarás una sorpresa.

También vemos que eres una gran aficionada del género histórico ¿qué encuentras en este que no hallas con facilidad en otro tipo de libros?

Soy una gran aficionada a la novela histórica, pero por desgracia desde hace unos años he tenido que relegarla un poco por falta de tiempo. La Historia en sí misma me apasiona, sobre todo la de Inglaterra (los York, Lancaster, Tudor… de estos siglos, lo que me echen) y, yéndome más atrás, las novelas ambientadas en el Antiguo Egipto o la Antigua Roma (para la del Antiguo Egipto recomiendo a Pauline Gedge y para las de la Antigua Roma a Colleen McCullough), pero en general, el género histórico me apasiona, y si trata sobre hechos reales o personajes reales, más todavía. Soy consciente de que la novela histórica tiene el hándicap de que no siempre se ajusta a la realidad que está tratando de plasmar y que la buena novela histórica necesita de mucho, mucho trabajo de documentación, así que es un género al que resulta fácil poner pegas a poco que se conozca el tema del que trata (dicho esto, reconozco que hay novelas con escaso rigor histórico que he disfrutado mucho).

¿Cuál es tu primer descubrimiento literario?

Pues por las veces que lo releí de pequeña (casi todos los meses durante una buena temporada) diría que La historia interminable, y siguiéndole muy de cerca, Momo, los dos del escritor alemán Michael Ende. Me apasionaban los dos libros, y los releía una y otra vez, y guardo las dos ediciones como oro en paño. Además “heredé” una colección de clásicos que pertenecía a mis primas, y por este motivo ya leía clásicos siendo una niña muy pequeña (pero pequeña, en plan 8 o 9 años). En aquella época los libros que tenías a mano eran los que leías, y estos clásicos eran los que yo tenía a mano, así que aprendí a disfrutarlos desde muy, muy cría y no he dejado de disfrutarlos desde entonces.

¿Cuál es el libro más interesante que has descubierto en Babelio?

Pues más que interesante ha sido una alegría, y es que la autora victoriana Margaret Oliphant apenas está traducida al castellano, y gracias a Babelio he descubierto que hay dos publicaciones en España que no sabía que existían Lady Mary y Una ciudad asediada. No tardaré en hacerme con ellas.

¿Quién es el diamante literario que harías descubrir a nuestros lectores?

Pues esto podría parecer fácil de contestar, pero no lo es porque para gustos los colores y lo que a mí me puede encantar a otros lectores les puede parecer todo lo contrario. Por no irme a autores evidentes, creo que el inglés Julian Barnes es un autor fantástico del que en España se habla poco, muy poco, para lo mucho que se merece. Y aunque pueda parecer que ya es un clásico, recomiendo a Anne Brontë encarecidamente, porque siempre se la ha considerado inferior a sus hermanas, los lectores muchas veces ni reparan en ella, editorialmente hablando también se la relega, y una obra como La inquilina de Wildfell Hall está a la altura de lo que escribieron las otras dos Brontë de principio a fin.

¿Tienes algún libro que relees con frecuencia?, ¿Cuál es?

inqui06

Tengo tanto pendiente que intento releer lo menos posible (aunque este año mismo me he saltado un poco esta regla y he releído varios libros que me gustan mucho y que hacía tiempo que no leía). ¿Con frecuencia? Quizás Persuasión de Jane Austen. Lo leería mil veces sin cansarme. Resulta curioso porque a muchos lectores que le gustan sus otros libros este no les gusta. Lo escribió ya muy enferma, apenas tiene humor en comparación con sus demás novelas, es mucho más melancólica… no es el mejor libro para empezar a conocer a esta autora. Pero a mí me emociona muchísimo.

¿Qué libro no has podido terminar de leer aunque hayas querido?

Pues me cuesta mucho abandonar un libro, y sé que con el poquísimo tiempo que tengo y lo mucho que tengo pendiente de leer quizás debería replantearme esto, pero me cuesta no darle la oportunidad a un libro hasta el final (si luego mi opinión es negativa, pues es negativa, pero al menos lo he intentado hasta el final). Y la verdad es que no recuerdo haber abandonado un libro en años. Sí recuerdo uno de Zoé Valdés que no pude con él. Fue hace mucho tiempo, tanto que ni recuerdo el título, pero es una autora a la que desde entonces rehúyo (y que me perdone quien le guste).

 

 ¿Cuál es tu lugar preferido para leer?

Donde puedo, pero tiene que haber silencio total. Soy incapaz de leer con ruido de fondo, música, televisión, gente hablando… Antes de dormir es casi el único rato que puedo rascar fijo para leer, aunque sean cinco páginas y se me estén cerrando los ojos del sueño. Es una costumbre que me inculcó mi madre desde que era una cría y sigo fiel a ella.

 ¿Tienes una cita literaria de culto?, ¿cuál es?

Pues la verdad es que no soy muy de citas literarias (y menos de culto), no apunto las que me gustan cuando leo… no soy de ese tipo de lector que deja marcas y marcas en los libros cuando va leyendo párrafos o frases que le gustan, y las que podría decir son de algunos clásicos y quizás demasiado obvias. Sin embargo hace poco leí una cita de una autora, Edith Nesbitt, que me gustó mucho, así que la comparto:

No hay vinculo igual entre dos personas como el de haber leído y disfrutado de los mismos libros.

 ¿Tablet, e-book o papel?

Papel, siempre. ¡Siempre! Y creo que resulta evidente por mis estanterías. No hay ni un hueco libre en mis estanterías, y de hecho en cada balda tengo los libros colocados hasta en 4 o 5 posiciones distintas aprovechando el más mínimo hueco, en plan puzle (algo imposible de percibir a simple vista si no se quitan los libros de delante). Tengo un e-reader que uso como mucho dos o tres veces al año, porque disfruto mucho menos los libros cuando los leo en él. Si tengo que usarlo lo uso, pero puedo pasar sin él perfectamente. Sin embargo, últimamente me estoy aficionando a los audiolibros; si tienen el narrador adecuado, son una opción muy interesante.

 ¿Qué libro estás leyendo ahora?, ¿nos hablarías un poco de él?

Pues suelo tener varios libros empezados al tiempo y según lo que me apetezca voy tirando de uno u otro. En papel estoy con Románov-Crónica de un final 1917-1918, una recopilación de cartas, memorias y fragmentos de diarios del último año y medio de vida de esta familia que no existía hasta ahora ni siquiera en ruso y que me parece un documento histórico fascinante. Por otro estoy leyendo El rostro en el espejo y otros relatos góticos de la autora victoriana Mary Elizabeth Braddon, que forma parte de unas cuantas lecturas que estoy haciendo con motivo del próximo Halloween. Y en audiolibro estoy con La mujer que arañaba las paredes, el primer caso del Departamento Q, una serie de novela negra danesa que tenía muchas ganas de empezar desde hace tiempo. También acabo de terminar La piel fría de Albert Sánchez Piñol, una novela que parece de terror pero es otras muchas cosas, ambientada a principios del siglo XX en una isla con un faro y poco más. La verdad es que intento leer de todo (o casi todo).

 ¿Cuál es tu próxima lectura?, ¿por qué la escogiste?

Pues si no pasa nada tengo ya escogidos tres o cuatro libros que leeré seguro en lo que queda de año, pero no es una lista cerrada porque siempre suelo compaginar con libros al azar según el estado de ánimo y el puntazo que me dé en un determinado momento (y además no me gusta que mis lecturas sean fijas y estén decididas, me gusta tener libertad para leer lo que yo quiera cuando yo quiera). Soy una organizada desorganizada, vamos. Y además soy mucho de tener un libro a medias y quedarme mirando la estantería y coger otro al azar y empezarlo también. Pero seguro, seguro, serán estos: Frankenstein de Mary Shelley, libro que ya he leído un par de veces y del que voy a hacer relectura con motivo del bicentenario de su publicación; ¡Qué verde era mi valle! de Richard Llewellyn, clásico que tengo pendiente desde hace años y que afronto con mucho respeto pero también con muchas ganas de disfrutarlo; y Las sangres de Audrée Wilhelmy, reciente publicación de una fantástica editorial asturiana, Hoja de Lata, que reinterpreta el mito de Barba Azul.

Según tú ¿Qué debe tener una buena crítica en Babelio?

Yo creo que cualquier crítica se basa sobre todo en la sinceridad de la opinión que se está dando sobre ese libro, porque si no estás diciendo la verdad, ¿de qué le sirve a quien la lee? Evidentemente esa sinceridad debe estar siempre expuesta con respeto hacia el autor, una cosa no excluye la otra. A título personal, cuando me dispongo a leer una crítica o reseña, sé que es una opinión personal basada en gustos personales, y eso es lo que yo quiero, saber lo que esa persona opina sobre ese libro. Puedo estar de acuerdo o no, puede parecerme que he leído el mismo libro o no, pero sé que estoy leyendo franqueza, que estoy percibiendo lo que ese lector ha sentido con el libro entre las manos, y es lo que más respeto (y espero lo mismo a cambio aunque no se esté de acuerdo con mi opinión). Dejando esto aparte, obviamente debe tener una estructura (sea la que sea, cada uno tenemos nuestro estilo, pero estar un poco organizada), estar argumentada, no limitarse a esbozar cosas que se pueden deducir por la sinopsis y tener una extensión mínima que dé espacio para expresar las ideas. ¡Ah, y no contener spoilers! ¡Prohibidos los spoilers!

¡Gracias Inquilinas_Netherfield por sus respuestas y recomendaciones!

Como lector miembro de Babelio puedes crear widgets personalizados para mostrar tus libros y autores preferidos en tu blog.

Noviembre: mes de la literatura española

El penúltimo mes del año lo dedicamos a la literatura creada en el país de Machado, Matute, Cela, Vila-Matas y Montero, por mencionar algunos nombres de las múltiples plumas que se desprenden de España. Desde el  espíritu picaresco del Siglo de Oro hasta el realismo íntimo  de los autores contemporáneos, en noviembre, podrás acercarte a toda la literatura española en nuestra comunidad.

españapost

Encuentra reseñas semanales de obras españolas de todo género, época y tema, escritas por los miembros de la comunidad. Ya puedes leer sobre El vientre de la roca de Jerónimo Andreu por catadoradelibrosdepapel o la reseña de abua_blog sobre La caricia de la bestia de Cristina C. Pombo.

Conoce todos los libros de literatura española que se encuentran en nuestra biblioteca.

Lee, durante todo el mes, entrevistas a autores españoles como Juan Gómez Bárcena o Elena Medel.

entrevistas

También conoce a las editoriales españolas que publican a autores de su país como Alrevés dedicada al género policial y Páginas de Espuma que publica narrativa breve, en las entrevistas que publicamos en este blog.

¡Participa e interactúa en la comunidad!

Descubre libros y autores en nuestras listas temáticas como España y su literatura: los libros imprescindibles de la literatura española o Libros de aventura por autores españoles. Anímate a crear tu propia lista sobre un tema, género o autor de esta literatura.

Pon a prueba tu conocimiento y el de los demás miembros de la comunidad desarrollando y creando test. ¿Cuánto sabes sobre García Lorca?

Como en todos los meses temáticos, sortearemos un libro entre quienes tengan, en este caso, la insignia Experto en Literatura Española.

Literaturaespañola

La literatura española también estará presente en La vuelta al mundo,  nuestro reto de Lectura 2018. Sumarán 20 kilómetros extras quienes lean:

  • Libro de literatura española contemporánea (siglo XXI)
  • Autores españoles que hayan recibido algún premio literario
  • Libros sin reseñas en Babelio
  • Autores españoles cuyas obras transcurran en un espacio geográfico que no sea España.
  • Reseñas de más de 300 palabras y libros recomendados por otros miembros del reto (como en los meses anteriores)

¡Bienvenidos!

Para más información entra a www.babelio.es

Sobre el oficio de la traducción literaria: Entrevista a Amaya García

En el mundo de los libros la traducción ocupa un especial y gran espacio, gracias a esta podemos acceder a obras escritas en lenguas distintas. Y al saber que una lengua es la representación del sentir y pensar de un grupo humano determinado, leer una obra traducida es adentrarnos entonces en ese universo que va más allá de la palabra ¿Qué implica traducir una obra literaria de un idioma a otro? Descubrámoslo en esta conversación con Amaya García, traductora española dedicada, especialmente, a la traducción literaria del francés al español.

Amaya García. Traductora_1

¿Cómo llegaste a ser traductora?, ¿cuál fue tu primera experiencia en este oficio?

Hay un hecho esencial del que se deriva todo lo demás: soy hija de traductora. Es más: soy hija de cotraductora. Esto significa que pasé casi toda la primera mitad de mi vida observando cómo mi madre y su compañera traducían libros. Trabajaban en nuestra casa y yo me pasaba horas escuchándolas releer en voz alta, debatir la pertinencia de tal o cual término, interpretar qué significaba determinado pasaje… Me fascinaba. Creo que eso fue lo que, poco a poco y sin darme cuenta, me modeló la mente, me enseñó a pensar y a leer como una traductora. De hecho, estoy casi convencida de que, si mi madre hubiese traducido sola, si hubiera realizado todo ese proceso en silencio en lugar de «representarlo» para mí con su colega, yo no hubiera sido traductora. El hecho de aprender una segunda lengua desde muy pequeña y el de que me encantara leer (en dos idiomas) crearon el caldo de cultivo perfecto para esta lenta evolución. Que se completó, precisamente, cuando hice de la traducción mi oficio. Esto sucedió cuando me licencié en la universidad y estaba en la encrucijada de elegir una profesión.

¿Traducir implica inventar?

Creo que el traductor inventa en la misma medida que inventa un actor. El actor transforma un personaje de tinta y papel en un personaje de carne y hueso; partiendo del lenguaje escrito, se «inventa» el lenguaje oral (entonaciones, inflexiones, registro de voz…) y el lenguaje corporal, gestual y expresivo del personaje. El traductor, a partir del análisis de la obra de un escritor, se «inventa» a ese escritor expresándose en otra lengua. Y a partir de ahí, «recrea» todo lo demás en su lengua. Creo que el término «recrear» expresa mejor que «inventar» la labor del traductor. Los juegos de palabras o las bromas son un buen ejemplo: cuando no es posible traducirlos literalmente, es cierto que hay que echarle creatividad, ingenio e inventiva para encontrar un equivalente en tu lengua, pero en realidad no te los estás «inventando», estás recreándolos con los mimbres que tienes a tu alcance.

¿Qué opinas sobre la expresión italiana «traduttore, traditore» en relación al difícil trabajo del traductor?

Siempre me ha parecido una definición muy injusta. Primero, porque cuando un artista, escritor, dramaturgo, músico, pintor, etc. somete su obra al juicio del público, se arriesga a que éste le dé interpretaciones que él no pretendía. El traductor es ante todo un lector y como tal, hace su propia lectura del texto que traduce, aunque trate de minimizar esta parte subjetiva, no puede evitarla del todo. Y si esto es una «traición» al autor y a su obra, no es más traidor que cualquier otro lector. Por otra parte, no creo que ningún traductor honrado «traicione» el texto deliberadamente. Sí existe traición cuando la traducción manipula el texto original para censurar (omitiendo o cambiando partes) o cuando al traductor le puede el ego y quiere dejar su impronta personal (en el estilo, por ejemplo) que es lo último que debe hacer un buen traductor. Pero creo que estos vicios no son aplicables a la mayoría de los traductores, sino todo lo contrario. De ahí que me parezca tan injusta la dichosa generalización «traduttore, traditore».

Trabajaste en la traducción de El Libro de los Baltimore de Joël Dicker, quien, en la Feria del Libro de Madrid, en la que ustedes se conocieron manifestó «Dependo completamente de la traducción. Si no es buena, todo es un desastre» ¿Cómo sabes que has logrado una buena traducción?

Una buena traducción es una traducción fiel, para lo bueno y para lo malo. Por ejemplo, si el texto está mal escrito en el idioma de partida, también tiene que estarlo en el de llegada; si durante la traducción lo «mejoras», el resultado será un texto bien escrito, pero no una buena traducción (por cierto, paradójicamente, los originales mal escritos son mucho más difíciles de traducir). Pero una buena traducción también es la que hace que «tu» lector sienta lo mismo que el lector de la obra original. Además, una buena traducción tiene que ser honrada, ser consciente de dónde están los límites de lo traducible y no forzarlos (recurriendo a una «nota del traductor» si fuera necesario).

¿Cómo sabes que has conseguido todo esto? Pues siendo consciente de ello durante el proceso de traducción y de relectura de los borradores. Y luego, dejando «reposar» la traducción para distanciarte de ella; si después de este periodo vuelves a leer el texto y sientes lo mismo que sentiste al leer el original, es que es una buena traducción. En este sentido resulta muy útil trabajar en equipo, como hacía mi madre con otra colega cuando yo era pequeña y ahora hacemos ella y yo juntas. Y, por supuesto, está el otro miembro imprescindible del equipo que es el corrector, cuyo papel fundamental, para mí (aparte de eliminar erratas y otras «aristas», que es muy importante, pero también se hace con los textos originales), es ser el primer lector de la traducción sin el «filtro» del original (al menos en un primer momento) y te puede decir cómo suena el texto, qué le hace sentir… y si es lo mismo que has sentido tú al leer el original, es que la traducción es buena.

amaya001Precisamente Joël Dicker, en la misma conversación que dio lugar al artículo del que está sacada la cita de la pregunta, dijo otra cosa muy interesante: que gracias a las traducciones (concretamente al inglés y al alemán, que son los idiomas que él domina además del francés) había podido leer sus novelas como un lector más, casi descubriéndolas y disfrutándolas por primera vez. Y que había sentido lo que quería que sintieran sus lectores en francés, de lo que se deduce que las traducciones eran buenas (quiero creer que con nuestra traducción de sus novelas al castellano sentiría lo mismo).

¿Relación de amor y odio con la palabra?

Más que de odio yo hablaría de impotencia, cuando ves que un escritor hace un juego de palabras en francés no porque sea muy ocurrente sino porque en su idioma, que es tan homófono, casi le sale solo, con toda naturalidad, y a ti te cuesta una tarde entera de trabajo solucionarlo (por no hablar de que sigues dándole vueltas durante horas, fuera de la jornada laboral). Aunque precisamente esa característica de la lengua francesa, entre otras cosas, es el motivo por el que estoy enamorada de ella. Y sin tener que hacer juegos de palabras, hay otras palabras francesas que son realmente odiosas de traducir, porque son palabras comodín (por ejemplo, doux/douce/douceur) que en cada contexto tienen un significado distinto pero que carecen de un equivalente exacto en castellano, de modo que tienes que interpretar (arriesgándote a «traicionar») qué acepción es la más adecuada y buscar el término castellano con el que expresarla. Y entonces ya no «odias» al escritor por dárselas de ingenioso, sino por todo lo contrario, por ser un comodón que se conforma con poner «doux» en lugar de matizar un poquito más y buscar una palabra menos ambivalente.

¿Qué mitos hay en torno al traductor literario?

Primer mito: el traductor «traidor»

Hasta hace menos de veinte años los recursos de documentación que tenían a su alcance los traductores en general y los literarios en particular, al menos en España, eran muy limitados comparados con los medios que tenemos ahora gracias a internet y a la digitalización. Traducir, en particular, textos de otra época (por no hablar de otra cultura), cuyos autores habían muerto, suponía en ocasiones encontrar términos y conceptos muy difíciles de traducir, aun teniendo una buena cultura general y habiendo leído mucho. Cada traductor hacía lo que podía con los medios que tenía a su alcance; y si ni siquiera así podía encontrar una traducción satisfactoria, no le quedaba más remedio que inventar, omitir, dar una solución ambigua…

Segundo mito: el traductor solitario

Supongo que el hecho de que muchos escritores trabajen en solitario contribuye a crear la creencia de que sus traductores trabajan igual. Pero traducir un libro no es lo mismo que escribirlo y, de hecho, para mí la mejor forma de traducir es en equipo (a ser posible con un cotraductor muy afín y siempre con un buen corrector). Y aunque es cierto hasta hace relativamente poco los traductores sí estábamos algo más aislados, gracias a los nuevos medios de comunicación hemos dejado de estarlo y nos comunicamos profusa y constantemente entre nosotros, al igual que otros profesionales; y, de hecho, también con otros profesionales. Para todo: para dudas lingüísticas pero también para dudas de contenido o temas jurídicos, laborales, administrativos…. Y antes de eso estaban las asociaciones, más centradas en reivindicaciones laborales y jurídicas (como el estatus de autor del traductor literario en la Ley de Propiedad Intelectual Española) pero que también organizaban, y siguen organizando, encuentros físicos orientados tanto a profesionales con experiencia como a principiantes.  Hoy en día, el traductor que trabaja aislado y en solitario es porque quiere.

Tercer mito: las traducciones alimentarias son peores e indignas mientras que las traducciones vocacionales son mejores y más nobles.

Un traductor literario profesional trabaja por dinero, para ganarse la vida (como cualquier otro profesional). Esto no significa que tenga menos vocación ni tampoco empaña en absoluto la calidad ni la dignidad de su trabajo. Quien traduce «por pura vocación y amor a la literatura» (es decir, gratis et amore) no es por definición peor traductor que los profesionales (ni mejor) pero, desde luego, lo que tampoco es, por definición, es un traductor profesional. Y, de hecho, en lo referente a la calidad, quien traduce por amor al arte suele limitarse a lo que le gusta (autores, géneros, estilos, época… muy concretos), mientras que quien traduce por dinero se tiene que enfrentar con obras que jamás habría elegido motu proprio, y esta variedad le da una experiencia, un flexibilidad y unos conocimientos que no habría podido adquirir sin salir de su zona de confort y que lo convierten, a la larga, en mejor traductor.

Cuarto mito: el traductor «experimentador»

Algunos colegas se dedican a difundir la creencia (tan atractiva, lo entiendo, para los profanos) de que para traducir correctamente a un escritor hay que experimentar lo mismo que él, reproducir sus circunstancias, ver con los propios ojos los colores que describe, oler los mismos aromas, pisar las mismas calles… Lo siento, pero esto no es cierto (y si ofendo a alguien, que me envíe a sus padrinos). El arte de ser un buen escritor consiste en que los lectores sientan todo eso sin salir del texto. Y el arte de ser un buen traductor consiste en ceñirse a lo que el autor dice en el texto sin tener que reconstruir su proceso creativo (documentarse sobre él sí, pero no revivirlo). Según esa teoría, sería materialmente imposible traducir casi toda la literatura no ya de lugares muy remotos sino de otras épocas, y no hablemos ya de la literatura fantástica.

Quinto mito: la traducción literaria es menos seria y, por tanto, menos profesional que otras especialidades

Este mito me entristece mucho porque está inexplicablemente arraigado entre muchos traductores y crea bandos entre nosotros. En efecto, hay traductores muy profesionales especializados en otros ámbitos que aceptan ocasionalmente alguna traducción literaria por debajo de su tarifa habitual (e incluso por debajo de las tarifas habituales de traducción literaria, que ya suelen ser más bajas) porque les «compensa la diversión que supone traducir literatura», sin darse cuenta siquiera de que están siendo profundamente insolidarios, además de contribuir a perpetuar esta diferencia injusta e injustificada entre la traducción literaria y otras especialidades.

Los títulos son tan importantes como la historia que se cuenta en los libros ¿cómo llevas el trabajo de su traducción?

El título, en efecto, es muy importante, pero es una parte más de la obra, a veces muy sencilla y otras, más compleja, y como tal me enfrento a él para traducirlo. Pero en mi experiencia, el mayor problema no lo plantean los títulos en sí sino las editoriales. Para empezar, el título debería ser lo último que se traduce, sobre todo cuando encierra connotaciones que hasta que no has leído el libro no puedes captar plenamente, o hace alusión a partes del libro que a priori no sabes cómo vas a traducir. Pero algunas editoriales quieren saber el título en castellano con meses de antelación para poder incluirlo en los catálogos de novedades y empezar a preparar la promoción. Lo quieren no ya antes de que te dé tiempo a traducir el libro, sino antes de que te dé tiempo a leerlo en francés (de ahí la utilidad de herramientas como Babelio, como explico más adelante). Pero lo que peor llevo es que cuando priman los criterios de marketing sobre los filológicos para elegir el título.

¿Cuál ha sido la obra que implicó mayor reto, para ti, a la hora de traducir?

Sin duda, los libros decimonónicos que he traducido yo sola. He traducido a varios autores del siglo XIX con mi madre, que es una especialista en esa época, y el hecho de contar con su respaldo y su experiencia no lo hace menos difícil pero sí garantiza que el resultado sea óptimo. Y aunque he aprendido mucho con ella, los dos libros de Jules Verne que he traducido sola (uno aún no se ha publicado y el otro todavía lo estoy releyendo) me han costado muchísimo. Traducir libros de otra época es complicado porque no puedes aspirar a traducirlo como un traductor coetáneo del autor sin arriesgarte a que te salga un pastiche infumable, pero tampoco puedes modernizarlo demasiado (te arriesgas a convertirlo en una adaptación más que en una traducción) debes tener un cuidado exquisito con no usar términos o incluso conceptos anacrónicos, investigar la acepción que tenía cada palabra o cada giro del original en esa época, que puede diferir ligeramente de la que tiene en la actualidad, buscar su equivalente en castellano con los mismos criterios, documentarte sobre enseres y hábitos cotidianos que ahora nos resultan ajenos, no solo en diccionarios y enciclopedias, sino en autores españoles de la misma época, bucear en tus lecturas anteriores o ampliarlas para «impregnarte» y ambientarte. En fin, es un proceso que a mí aún me resulta muy lento y trabajoso en solitario, aunque también apasionante.

¿Qué autores te gustaría llevar del francés al español que aún no se hayan traducido?

Esta pregunta es la más difícil de todas. No he querido caer en la tentación de buscar en internet porque creo que es hacer trampa. Así que es posible que me equivoque, pero intuyo que tampoco mucho. Hay un autor francés que me encanta y cada vez que lo leo pienso «¿cómo es posible que sea tan poco conocido en España? Habría que traducirlo». Este autor es Marcel Pagnol, que en Francia es un clásico del siglo XX que se lee en la escuela primaria, y del cual en España, que yo sepa, no se ha traducido más que una película basada en una novela suya, Jean de Florette. Y aunque me encantaría traducir sus novelas, desde luego no me veo capaz de traducir su trilogía de Marius, Fanny y César, que es un ejemplo perfecto de la imposibilidad de traducir sin «traicionar» las variantes regionales. Todos los personajes hablan (y hablan mucho porque es teatro) un marsellés cerrado que, lógicamente, no tiene equivalente en ningún otro idioma. Esa dimensión se perdería por completo y con ella, se pierde la mitad de la obra.

¿Y del español al francés?

Hay una escritora española que es uno de mis referentes, y por tanto no puedo dejar de citarla siempre que hablo de mi relación con la literatura: Elena Fortún. Estoy prácticamente segura de que nunca se ha traducido al francés (y puede que a ningún otro idioma). Y creo que al margen de su calidad literaria y lúdica (las andanzas de Celia de niña son divertidísimas, al igual que las de todos sus hermanos y las de sus primas, con la inefable Matonkikí, apodada así precisamente por el estribillo de La petite tonkinoise que cantaba Joséphine Baker) tienen un valor costumbrista e histórico que trasciende el género infantil y juvenil. En mi opinión se merece que se la conozca y reconozca fuera de España, y, por qué no, entre los nietos y bisnietos de los españoles que emigraron a Francia huyendo de la Guerra Civil y del franquismo (igual que Celia emigró a América). Puede que a esos descendientes de emigrantes que se quedaron en Francia y que a lo mejor ya ni siquiera hablan castellano les gustase leer lo mismo que leyeron sus abuelos y bisabuelos de pequeños, imaginarse, a través de esas historias, cómo pudo ser su vida en España inmediatamente antes de que tuvieran que salir huyendo.

Has dicho que recurres a Babelio en francés y en español como profesional y como lectora ¿qué has encontrado en el sitio en relación a estas dos facetas?

En efecto, últimamente he traducido y cotraducido a muchos escritores contemporáneos francófonos (no solo franceses, porque Dicker es suizo, y también he traducido a una autora canadiense, Joanna Gruda) a los que no conocía y no había tenido tiempo de leer aún (hay tantas cosas que leer…). Para documentarme antes de empezar a trabajar recurro, inevitablemente, a Internet. Hace unos años  me di cuenta de que muchas reseñas interesantes, entrevistas, citas… confluían en una sola página web: Babelio.fr (que, además, es un nombre muy atractivo para un traductor). Ahora prácticamente me voy directamente a Babelio y sólo busco en otros sitios si no encuentro allí algún dato muy concreto. Pero es difícil porque al margen de reunir entrevistas, enlaces a críticas de prensa especializada y citas del libro que suben los propios usuarios, ofrece algo único que son las reseñas de los lectores «de a pie». Suelen ser reseñas sorprendentemente bien escritas, estructuradas, argumentadas con absoluta sinceridad, que a menudo me dan pistas sobre puntos en común con otros libros del mismo autor que yo no he leído y referencias que no debo pasar por alto. Porque además, aunque me considero bastante afrancesada, no puedo dejar de «sentir» los libros desde mi condición de española, y gracias a los lectores que escriben en Babelio sé cómo lo sienten ellos desde su condición de franceses y por qué, y puedo intentar recrear el texto de modo que el lector español, en la medida de lo posible, lo sienta igual.

Babelio en español es aún muy reciente y no está tan «alimentado» como la versión francesa, pero creo que va por buen camino. De momento, lo consulto para ver si los lectores mencionan alguna traducción mía, para bien o para mal, y saber cómo perciben mi trabajo para actuar en consecuencia. Y también busco pistas para mis lecturas personales que me saquen, como he dicho, de mi zona de confort también como lectora, porque considero que para estar bien formado, un traductor literario tiene que leer de todo.

¡Gracias Amaya por tus respuestas!

Entra a www.babelio.es