Concurso de verano: Parte II

Gana libros para después de las vacaciones con la segunda entrega de este concurso

Anuncios

Aquí está la segunda parte de nuestro concurso de verano Playlist Literaria, un juego dedicado tanto a la literatura como a la música.

concursoverano2

Al igual que el mes pasado, proponemos una lista de 15 canciones de diversos géneros musicales.

Tu objetivo es identificar a un escritor o libro asociado con la canción:

  • Puede tratarse de un compositor de canciones
  • Ser la adaptación musical de una obra
  • Tener una referencia simple (pero obvia) en la letra
  • Ser una canción que, indiscutiblemente, se ha basado en un texto literario.

En un comentario, debes anotar el número de canción y el libro o autor al que esta hace referencia. Para darte una idea, puedes ver cómo se hizo en la sesión de julio.

Los comentarios están ocultos y no se harán visibles hasta el viernes 31 de agosto. ¡Anunciaremos 2 ganadores por cada sesión! (dos para la playlist de julio y dos para la de agosto).

¡A jugar! ¡Aplasta play!

No importa si no tienes todas las respuestas.

Playlist

1. Love is as good as soma, Tiamat

2. Animal farm, The Kinks 

3. Banana co, Radiohead

4. A la sombra de mi sombra, Extrechinato y tú

5.  Ese camino, Julieta Venegas

6. Moon over Bourbon street, Sting

7.  Scarlet, U2

8. Ciudad sin sueño, Morente y Lagartija Nick

9. Tales of Brave Ulysses, Cream

10. Writing to reach you, Travis

11.  The small print, Muse

12. Aquí y ahora, Gustavo Cerati

13. Habladurías del mundo, Pescado Rabioso

14. Love story, Taylor Swift

15. Sirena Varada, Héroes del Silencio

Encuentro con editoriales: Godot

Ediciones Godot, fundada en Argentina por Hernán López Winne y Víctor Malumián, es una editorial que cree en la cultura como una apuesta ideológica, y ve el libro no solo como producto cultural sino también como objeto estético. Conversamos con Víctor quien nos cuenta más acerca de esta propuesta editorial.

godot01

Nos puedes contar un poco sobre la historia de la editorial ¿cómo fue creada?, ¿cómo ha sido el camino hasta ahora?

La editorial empezó hace unos 8 años de forma caótica y dispersa. Solíamos publicar una revista mientras cursábamos en la Universidad de Buenos Aires, con el tiempo la revista migró a la editorial. El primer libro que publicamos fue Doce pruebas de la inexistencia de dios de Sebastien Faure.

¿A qué responde el título de la editorial? Hay una evidente alusión a Beckett ¿llegó lo esperado?

Nunca llega, se trata de qué hacemos en la espera.

¿Por qué y para qué editar?, ¿qué puede ofrecer un editor?, ¿por qué son editores?

Editás para otro, para un lector.  Lo mejor que me ofrece a mí otro colega es un recorrido de lecturas, es una propuesta. El editor facilita libros y decide no publicar otros, en ese derrotero propone un camino de lecturas, que puede interesarte o no, pero es una línea. Lo que más disfruto es dejarme sorprender por autores y textos que no conocía pero que leo impulsado por la calidad del sello que lo edita.

Godot propone que el libro sea «producto cultural y objeto estético» ¿cómo se consigue esto?

En primera instancia no sé si lo conseguimos, pero intentamos hacerlo con mucho trabajo. Nos parece que el soporte libro analógico por así llamarlo tiene un componente fetichista como objeto y es importante cuidarlo hasta donde las limitaciones económicas/tecnológicas de las imprentas lo permiten. Una maqueta interior bien diagramada es la diferencia entre leer o abandonar un texto.

La editorial presenta dos colecciones ¿en qué consiste cada una?

Años atrás teníamos más marcada la idea de separar en colecciones los libros pero nuestro ritmo de publicación es de 10 títulos al año, con ese ritmo decidimos dividir los libros en ensayo y ficción. Dado que el tipo de ensayo que publicamos recorre una línea particular. Un poco por el ritmo de publicación, la editorial se convierte en una gran publicación. Si vos publicás diez títulos al año cómo alimentás cuatro colecciones por ejemplo. Creo que en editoriales de nuestro tamaño eso es frecuente. Adicionalmente, nos da la impresión que las colecciones son realmente seguidas en recortes temáticos muy precisos, que muchas veces están ligadas o habitan espacios parecidos a lo técnico o de formación.

El catálogo de la editorial propone autores clásicos y contemporáneos ¿en base a qué los escogen?, ¿son autores que dialogan entre sí?

Sí, dialogan entre ellos, creo que es el punto fundamental de proponer recorridos de lecturas, el entramado intertextual de los textos. El criterio de selección es tan sencillo como caprichoso, que nos guste a nosotros, que nos haya dejado una idea nueva y poderosa en la cabeza. Los ensayos de Lem dialogan con los libros que publicamos de Ferrer, por ejemplo.

¿Cómo se mueve una editorial pequeña e independiente en la marea que supone ser el mercado editorial?

Nosotros apostamos a diferenciarnos y enfocarnos en lo que mejor conocemos que es el ensayo, en un sentido específico de las humanidades pero también en un sentido más general, un ensayo ligado a lectores curiosos que todavía entienden el libro como un espacio de conocimiento. Me parece que el objetivo es construir una comunidad de lectores que sientan afinidad temática y estética por los libros que publicás.

Vemos que se ustedes se encargan de la distribución de sus libros (ventas en línea, ferias, etc.) ¿Funciona?

Carbono, la experiencia de autodistribución, empezó de la mano de Gourmet Musical y hoy distribuye a Hueders y Sigilo. La nada novedosa idea surge de la necesidad de tener acceso a datos que en general las distribuidoras tercerizadas no te facilitan como editor. Datos que hacen que tomes mejores decisiones al momento de reimprimir un título agotado o bien definir la primera tirada de un nuevo libro, datos como saber exactamente cuántos ejemplares hay en la calle de un título y cómo está dada esa dispersión. La distribución no es un laburo divertido para un editor, no es lo que tenés en mente cuando pensás en armar una editorial, pero se torna completamente necesario si te interesa mejorar la forma en que tus libros circulan y por ende se venden.

FED

Organizan, además, La Feria de Editores. Nos hablan un poco sobre esto, por qué hacerla, número de ediciones, experiencias, etc.

La idea era generar un espacio de contacto directo con los lectores, así como una feria que fuera más representativa de un conjunto de editoriales que trabajan con lógicas muy distintas a los grandes grupos.

Empezamos en el bar de La tribu, apenas veinte editoriales, convocamos por nuestras redes sociales con la propuesta de charlar sobre los libros que hacemos. Ese día una gran tormenta anegó las calles y cuando el agua empezó a bajar, los lectores se dieron una vuelta por la FED. Durante cuatro años creció de forma sostenida, al quinto año pasamos a Central Newbery donde cerca de 100 editoriales coparon esos 400 metros cuadrados, al año siguiente la gente de Santos4040 tuvo la amabilidad de recibirnos y con sus 900 metros cuadrados, creció la feria a una oferta de 150 editoriales. Los lectores acompañaron a la feria y por momentos tuvieron la paciencia de hacer hasta tres cuadras de cola. Este año nos traspasamos al Konex para que estén todos más cómodos. Esperamos que la difusión de la Feria de Editores crezca y contemos con la presencia de nuevos lectores.

¿Qué novedades presentarán en los próximos meses?

Estamos muy emocionados con Angustia de Renata Salecl, obra que analiza la cuestión del rol del discurso político y mediático en las angustias existenciales de los seres humanos; Cinta Negra, la segunda novela de Eduardo Rabasa, fundador y editor de Sexto Piso. de Eduardo Rabasa y  Maestros de la escritura de Liliana Villanueva, un libro que repasa la historia de la escritura ligada con la literatura rioplatense.

¡Gracias Víctor por tus respuestas!

Conoce más sobre la editorial en su página de Babelio

Encuentro con editoriales: Valdemar

Ha obtenido el Premio Nocte Honorífico y el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial. Se trata de Valdemar, una editorial independiente con sede en Madrid y dedicada a publicar, sobre todo, literatura de terror, fantástica y ciencia ficción. Conversamos con Rafael Díaz Santander, su editor.

cabecera

¿Nos podrías contar un poco sobre el origen de la editorial?

Bueno, nos tenemos que remontar al año 86 que fue cuando empezamos a fraguar la idea de montar una editorial. En aquella época nos planteábamos si sería factible una editorial dedicada al género fantástico, a la literatura extraña en general, que publicara los clásicos del género en ediciones cuidadas, y además que fuera rentable, al menos lo suficiente para vivir de ello. Había muchas lagunas, ediciones muy lamentables de algunas obras, ediciones censuradas o incompletas. Otra de las exigencias que nos marcamos fue la de editar obras que nos gustaran en primer lugar a nosotros, que cumplieran los mínimos requisitos comerciales, y que fueran susceptibles de encontrar un público más amplio. No teníamos mucho dinero, ni otro trabajo, así que estos primeros años fueron muy precarios y pronto vimos la necesidad de abrirnos a otros géneros, como el misterio, la aventura, los clásicos de la literatura universal, etc. Además nosotros no sabíamos nada de cómo funcionaba el mercado del libro, fuimos aprendiendo a base de trompicones.

¿Cómo surgió el nombre de la editorial?, ¿alusión medieval?, ¿a la obra de Poe?, ¿Valdemar «el que manda»?

Es un homenaje a Edgar Allan Poe, por supuesto, el maestro del terror moderno. Creo que cualquier lector aficionado al género fantástico relaciona enseguida el nombre de Valdemar con el relato de Poe, que es además uno de los más terroríficos que se han escrito. Como anécdota puedo decirte que Valdemar compitió con el nombre de Venta Quemada, que es la venta donde Alfonso van Worden, en Manuscrito encontrado en Zaragoza, sufre sus extrañas alucinaciones. Finalmente descartamos Venta Quemada por su doble sentido en castellano.

Su catálogo está compuesto por más de seiscientos títulos ¿qué no publica Valdemar?, ¿en base a qué escogen lo que editan?

Como decía al principio, enseguida nos planteamos la necesidad de tocar otros géneros, porque sólo con literatura extraña y de terror no llegaríamos muy lejos. Creamos una colección dedicada a clásicos de la aventura, clásicos juveniles ilustrados, biografías, etcétera; la colección Avatares, que en la actualidad y debido a las diferentes crisis en el mercado del libro se ha quedado un poco parada, aunque todavía reeditamos algunos títulos. Posteriormente creamos colecciones como Clásicos y Letras Clásicas y editamos, por ejemplo, A la busca del tiempo perdido de Proust, los Cuentos Completos de Kafka, Parerga y Paralipomena de Shopenhauer, Así habló Zaratustra de Nietzsche, los cuentos y el Teatro completo de Oscar Wilde y muchas más, tanto de filosofía como de narrativa. Ahora mismo tenemos una colección dedicada a los clásicos de la literatura western. Así que sí, hemos editado prácticamente de todo, sin concesiones a lo comercial, dejando atrás toda esa literatura un poco vírica que se alimenta de fórmulas rutinarias y repetitivas, sin ninguna aportación sustancial al género o a la calidad literaria. Generalmente escogemos aquellas obras que merecen estar al alcance del lector actual o que han sido maltratadas, bien sea por la censura de la época o por traducciones deficientes. O bien, sencillamente, porque son nuestras obras favoritas.

Entre las múltiples colecciones de la editorial encontramos Gótica e Insomnia, destinadas a la literatura de terror ¿Nos pueden hablar un poco de cada una?, ¿cómo nacen?, ¿qué buscan?

Gótica surge de la necesidad de dedicar una colección única y exclusivamente a las obras más significativas de la literatura gótica y de terror. Fue una idea un tanto arriesgada en aquel momento, y de hecho a la colección le costó mucho arrancar, pero era nuestra colección favorita, la colección que daba sentido a la editorial y que la distinguía de las demás editoriales. A día de hoy llevamos 113 títulos publicados en Gótica, la colección goza de un enorme prestigio en el mundo de habla hispana, hay fanáticos y coleccionistas, algunos títulos alcanzan cifras abultadas en el mercado de segunda mano.

En cuanto a la colección Insomnia, es un proyecto compartido con nuestro buen amigo, traductor y antólogo, José María Nebreda, colaborador con Valdemar desde tiempos remotos. Al igual que la anterior, se centra en el terror, pero ahora en el contemporáneo y pretende ofrecer una muestra de los diversos caminos por donde deambula el género en nuestros días. Actualmente el proyecto está dormido, como el gran Cthulhu, aguardando el despertar.

¿Qué lugar ocupa la literatura de terror y misterio en el mundo lector español?

Es difícil responder a esta pregunta, porque es la que nos hacemos todos los lectores, autores y editores de terror en nuestro país. A juzgar por los bestsellers del género, se diría que ocupa un lugar muy destacado en lo que a ventas se refiere. En lo alto de la montaña está el Rey, nuestro querido Stephen King, y a su alrededor una corte de figuras menores aunque importantes, y más abajo una caterva de autores formularios y rutinarios de nulo interés pero de éxito considerable: aquí están todas esas novelas de vampiros adolescentes y zombis añosos que infectan las secciones de terror de muchas librerías. Sin embargo todo esto es un mero espejismo, lo cierto es que el terror de una mínima calidad está a un abismo de distancia de estos fenómenos coyunturales. Los lectores son muy fieles y agradecidos, pero escasos, y generalmente están abrumados por la cantidad de novedades que aparecen cada uno o dos meses. Así que la pregunta no tiene una respuesta clara, al menos por mi parte.

Si bien apuestan por todos sus autores, si tendrían que presentar su editorial con cinco títulos ¿Cuáles serían estos?

Depende del día y del momento. Ahora mismo, y sin pensarlo mucho, diría: La narrativa completa de Lovecraft; A la busca del tiempo perdido de Marcel Proust; Manuscrito encontrado en Zaragoza de Jan Potocki; Teatro Grottesco de Thomas Ligotti y Cuentos completos de Joseph Conrad.

¿Cuáles han sido las mayores satisfacciones y decepciones en todos estos años de labor editorial?, ¿alguna anécdota?

La mayor satisfacción ha sido encontrar un público fiel y entusiasta que nos ha permitido seguir editando todos estos años. Valdemar ha sido importante para varias generaciones de lectores, y eso es algo de lo que podemos sentirnos orgullosos. Tenemos muchos seguidores en México, Argentina, Colombia y otros países latinoamericanos, lo cual también es bastante satisfactorio, quizás son los más entusiastas de todos. Es una pena que entre nuestros países medie la cerrazón de los políticos que impide un intercambio cultural más fluido. En cuanto a las decepciones, es mejor no hablar de ello, porque en el mundo del libro las decepciones son constantes. Hay proyectos en los que has invertido mucho trabajo, ilusión y dinero y finalmente fracasan. En treinta años hemos tenido muchas decepciones y esto es algo que nos sucede a todos los editores.

Además de repartir sus títulos con las distribuidoras, los venden desde su página ¿Cómo les va con eso?, ¿funcionan las ventas on-line?

Desde nuestra página vendemos una parte muy pequeña, más bien lo tenemos como un servicio a los lectores. Realmente son las grandes librerías como Amazon, La Casa del Libro, Fnac, El Corte Inglés, etc., las que venden on-line. Es un porcentaje muy pequeño sobre el total de las ventas. Puede que esté en torno al 10%, lo cual es muy escaso. En teoría debería estar creciendo, porque las librerías no pueden acumular tanto depósito de libros en sus locales y la única manera de conseguirlos es mediante la compra on-line.

¿Qué novedades podrá esperar el público lector en los meses que vienen?, ¿alguna sorpresa dentro de la literatura de terror?

Siempre procuramos dar alguna sorpresa, sobre todo en la colección Gótica. El 2019 va a estar cargado de novedades muy golosas. Por ejemplo, la publicación de la mayor antología de cuentos de Lord Dunsany hasta la fecha en nuestro país. También está proyectado un volumen con los mejores relatos de Algernon Blackwood y no sigo porque entonces no habrá sorpresa.

El editor es un gran lector

valde02
Rafael Díaz Santander para Jotdown.

¿Cuál es tu relación personal con la lectura?

Toda mi vida he estado leyendo, de hecho apenas recuerdo un tiempo anterior a la lectura. En mi casa siempre había libros y tebeos que leer; no muchos, pero suficientes. Mi vicio principal en aquella época era comer, merendar y cenar leyendo tebeos. Saborear la comida y leer a la vez era casi orgásmico. Mi padre, incluso, me abrió una cuenta de crédito en una librería. De joven me entusiasmaba ir formando una biblioteca y verla crecer. Siempre me han fascinado los libros como objetos, la tipografía, las ilustraciones de cubierta, la encuadernación, el papel, etcétera. De igual manera, detesto los libros mal hechos, los que sólo tienen una finalidad comercial y no atienden a los detalles, me da dolor verlos. Un libro puede ser barato e increíblemente hermoso a la vez.

¿Cuál ha sido su mayor descubrimiento literario como lector?

He descubierto muchos autores rebuscando por los estantes de las librerías, autores de los que no había oído hablar ni nadie me había recomendado. Yo fui un lector solitario, mis amigos no leían, así que la lectura era para mí casi un acto masturbatorio. El descubrimiento más emocionante fue H.P. Lovecraft. Un día me encontré con un libro que llevaba por título: Viajes al otro mundo. Ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter. Fue un golpe muy fuerte, un verdadero impacto en el cerebro. Yo había leído a Poe, Stevenson, Herman Hesse, Thomas Mann, etc., pero Lovecraft fue una obsesión, algo patológico. En aquella época (1970) siempre descubría algún autor fascinante deambulando por las librerías, me pasaba horas escogiendo en qué libros iba a gastarme el dinero. Italo Calvino, García Márquez, Joan Perucho, Jan Potocki, y un largo etcétera. La época en que uno es todavía un iniciado lector y descubre autores es una época de iluminación.

¿Gracias a qué lecturas te vinculaste con la edición?

Todo deriva en cierta manera de las lecturas que te he mencionado antes. Descubres autores, investigas y relacionas unas cosas con otras. Aparte de los grandes clásicos, la literatura fantástica y extraña es una pasión de toda la vida. Creamos la editorial precisamente por eso. Valdemar es una editorial muy personal en ese sentido: es un reflejo de nosotros mismos, de lo que hemos leído a lo largo del tiempo.

¿Qué libros o autores ya publicados te hubiese gustado editar?

La lista sería interminable. Me habría gustado hacer una selección de los mejores relatos de Stephen King, que son muy buenos, pero su agente literario no permite hacer estas cosas. También me habría gustado editar El señor de los anillos porque aparte de su calidad incuestionable, nos habría dado mucho dinero para editar cosas verdaderamente arriesgadas.

¿Por qué creer en los libros y en la edición hoy en día?

No creo mucho en el futuro de la lectura. Leer y comprender lo que se lee es una habilidad que se está perdiendo a pasos agigantados. Una sociedad que no lee está destinada al embrutecimiento, a la credulidad y la sumisión, que es justamente la sociedad a la que estamos derivando. Bueno, todavía quedan unos pequeños focos de resistencia, que son las editoriales independientes, pero no sé durante cuánto tiempo se puede prolongar esta situación.

¡Gracias Rafael por tus respuestas!

Conoce más títulos de Valdemar en su página de Babelio.

Concurso de verano: Playlist literaria

Gana libros para después de las vacaciones con este concurso.

Empezaron las vacaciones ¿Qué tal si las disfrutas con música? Lleva en tu maleta canciones relacionadas con libros y participa en este concurso de verano dedicado a la relación entre música y literatura.

libromusica

Tienes una lista de 15 canciones de distintos géneros musicales.  Tu objetivo es reconocer el libro o el autor relacionado con cada una. Se puede tratar de la adaptación musical de un texto o de una referencia literaria dentro de la canción.

Por ejemplo en este tema la referencia literaria es El extranjero de Albert Camus.  La letra describe un tiroteo en una playa, en el que un árabe es asesinado como lo hace Meursault, personaje prinicipal del libro.

Para participar, debes comentar en este post el número de canción y el libro o autor asociado:

1. Killing an arab 
El extranjero, Albert Camus. 

¡Recuerda! Puede ser una adaptación o una referencia literaria.

Los comentarios estarán ocultos para que todos puedan participar.  En agosto compartiremos una nueva playlist con más oportunidades de ganar.

Escogeremos a cuatro ganadores quienes recibirán libros al finalizar el verano (dos ganadores en la playlist de julio y dos en la de agosto)

Participa. No importa si no tienes todas las respuestas.

Playlist

1. Don’t stand so close to me, The Police

2. Ultraviolence, Lana del Rey

3. Tender, Blur

4. El tiempo es dinero, Soda Stereo

5. Annabel Lee, Radio Futura

6. Symptahy for the devil, The Rolling Stones

7. Escalera, Monocordio

8. Blues a dos mujeres,  La Rue Morgue

9. Ramble on, Led Zeppelin

10. Hay amores, Shakira

11. Scentless Apprentice,  Nirvana

12.  Las batallas, Cafe tacvba

13. Four walls, Bastille

14. The resistance, Muse

15.  Catcher in the rye, Guns N’ Roses

16.  Wuthering Heights, Kate Bush

17.  All along the watchower, Bob Dylan

18. Heat, David Bowie

19. Macondo, Oscar Chávez

20.  A un gato, Pedro Aznar

Encuentro con miembros de Babelio (8)

Babelio, la red social dedicada a los lectores, es una comunidad en la que compartimos con distintas personas, cada lector, aunque suene trillado, es un mundo diferente,  una biblioteca propia, una experiencia única con la lectura. Conozcamos a los grandes lectores de Babelio y dejemos que nos hablen sobre sus libros, críticas y recomendaciones. Aquí les damos la palabra.

Hoy nos acompaña Erazibanez de Chaco, Argentina, lector apasionado y booktuber, más de 200 libros conforman su biblioteca en Babelio.

IMG_5779 - copia
Parte de la biblioteca de Erasibanez.

¿Cómo llegaste a Babelio?

Llegué a Babelio gracias a una invitación de una lectora en otra red quien me comunicó que se estaba por realizar la primera campaña de Masa Crítica en Argentina y que me uniera si estaba interesado. Yo ya había escuchado hablar de Babelio por unos amigos en común en Instagram, pero hasta ese momento no había entrado al sitio. Apenas me creé una cuenta (y después de postularme para un libro de Chimamanda) comencé a explorar el sitio y quedé encantadísimo, no sólo por su estructura sino también por la cantidad de opciones como las encuestas, las listas, las insignias y, mi favorito, el sistema de puntaje que me permite utilizar estrella entera o media estrella. ME SALVÓ LA VIDA ¡No sabía cuánto lo necesitaba hasta que tuve la opción!

¿Qué títulos destacas de tu biblioteca? )

Creo que destacaría todos los que puse en la lista de Libros para una isla desierta, pero si tuviera que especificar más, me quedo con dos: Cumbres borrascosas de Emily Brontë, libro que me inició con los clásicos y hasta ahora no se mueve del podio de los mejores que he leído en la vida. Y La casa de los espíritus, el libro con el que me enamoré de las sagas familiares y, de paso, de Isabel Allende, una de mis escritoras contemporáneas favoritas.

Vemos que lees todo tipo de género pero que te acercas más al thriller y policíaco ¿Qué es lo que más te atrae de este género?

Me atrae como tiene clara su función de entretener: estar enganchado, que te haga unir los datos y deliberar quién puede ser el asesino, cuál será el secreto que se develará. Suelen ser historias que no tienen como principal objetivo dejarte alguna enseñanza o ahondar en alguna temática profunda. Quizás sí, puede que de manera obligada se deba indagar un poco en la naturaleza del ser humano, el bien, el mal y todo eso pero… al final del día están ahí para entretenernos, para ponernos nerviosos, para tenernos especulando qué pasará después. Y además me gusta como utilizan componentes que conocemos hasta el hartazgo y aun así los reutilizan una vez más, sacando algo original de ello. Sí, nos encontraremos con muchos clichés y de vez en cuando leeremos la misma trama varias veces, incluso puede que tengan las mismas resoluciones, pero nunca sabés cuando te vas a encontrar con esa historia que te deje con la boca abierta, con un giro al final que no te viste venir y pensaste que sería como los demás.

Estás en la lista de lectores que tienen la insginia de literatura norteamericana ¿Hay algo que rescates de los autores estadounidenses?  

 Si tengo que ser honesto, la cantidad de autores norteamericanos (o de habla inglesa, ya que estamos) en mis estanterías se debe a que creo que estamos siendo bombardeados constantemente con ese tipo de contenido y uno sin darse cuenta va cediendo y dándole prioridad a esos libros (o series, películas, etc) que vienen “de afuera”. Pero creo que también tiene que ver mucho con mi carrera, ya que estoy estudiando profesorado de inglés y me acostumbré a leer las novelas en su idioma original a modo de apoyo y práctica. En lo que queda de este año me propuse incursionar más en autores latinoamericanos. Autoras, para ser más específico. Tengo tantos títulos que son ícono de nuestra literatura y los vengo procrastinando hace rato, ya va siendo hora de que les dé chance.

¿Cuál es tu primer descubrimiento literario?

El primer libro que decidí leer por mi cuenta, sin ningún tipo de recomendación previa por parte de nadie y sin haber leído ninguna reseña fue En el país de la nube blanca de Sarah Lark. También fue uno de los primeros libros que decidí leer por puro placer ya terminando la adolescencia, porque digamos que de grande adquirí el hábito de la lectura, y con ese título comencé este viaje de ida. Hasta el día de hoy le tengo mucho cariño a esa historia y a esa autora. Además de todo el agregado emocional que se le pueda dar, es una novela histórica que atrapa, ambientada en Nueva Zelanda, con una descripción de paisajes deslumbrantes.

¿Cuál es el libro más interesante que has descubierto en Babelio?

erazi03Creo que no fue sólo un libro, sino una autora: Patricia Highsmith. Hace mucho tiempo la tenía en mi radar y, como amante de los policiales y los thrillers, me la recomendaban mucho. Cuando comencé a navegar por los libros de algunos usuarios me topaba con sus títulos a cada rato y las calificaciones eran bastante altas, alimentaban mi ansiedad. Luego dio la casualidad de que, al par de meses, dos colegas booktubers quisieron hacer una lectura conjunta de Ese dulce mal y créanme que no fue sólo un descubrimiento, fue EL descubrimiento.

¿Quién es el diamante literario que harías descubrir a nuestros lectores?

Juan Solá es un autor de mi provincia que si bien tiene su base de lectores en redes sociales, pues se ha hecho famoso debido a sus escritos on-line, creo que debería tener más reconocimiento: su prosa es bella, sus historias son todas emotivas y tiene como trasfondo muchas temáticas importantes como son el feminismo y el movimiento LGBTIQ.

¿Tienes algún libro que relees con frecuencia?, ¿Cuál es?

 erazi02La saga de Harry Potter definitivamente, cada vez que puedo la releo. Es ese lugar seguro al que sabés que podés acudir y vas a ser feliz instantáneamente. A cada lectura le voy encontrando algo que no noté las veces anteriores y todas las veces termino emocionándome por las mismas escenas. Actualmente estoy haciendo mi tercera relectura de la saga, esta vez ya animándome a hacerlo en inglés, pero decidí limitarme a sólo un libro por año, no quiero que se termine rápido.

¿Qué libro no has podido terminar de leer aunque hayas querido?

 Mi abandono más reciente fue Orgullo y prejuicio de Jane Austen. Está dividido en tres partes. Las primeras dos las leí a lo largo de dos meses más o menos y debo admitir que el libro es genial: Jane no tiene reparos a la hora de ridiculizar a su época y los diálogos de los personajes son espectaculares, creo que llené mi copia de marcadores. Mi problema fue que no me sentía enganchado a la historia, el ritmo me parecía exageradamente lento y la prosa un tanto rimbombante para mi gusto. Entiendo su importancia y contenido literario, pero esa tercera parte que me faltaba, alrededor de 150 páginas, las sentí demasiado pesadas así que decidí dejarlo ahí nada más, sino terminaría de mal humor y quizás con una mala impresión que nada tenga que ver con la realidad. No descarto la posibilidad de retomarlo eventualmente, quizás cuando ya tenga más clásicos encima y pueda digerirlo mejor.

IMG_5783 - copia

¿Cuál es tu lugar preferido para leer?

Creo que desarrollé el don de adaptarme a la situación que sea y puedo leer en cualquier ámbito, con cualquier ruido de fondo. Aprendí a bloquear todo mi alrededor y a enfocar la atención en un solo lugar. Pero si me dan a elegir, elegiría mil veces el sofá de mi living junto a mis dos estanterías (de preferencia con la luz natural de la mañana). Es mi pedazo de cielo dentro de mi casa.

¿Tienes una cita literaria de culto?, ¿cuál es?

Para una mente bien organizada, la muerte no es más que la siguiente gran aventura.  Albus Dumbledore

¿Tablet, e-book o papel?

 Trato de mantener un equilibrio entre mis lecturas digitales y libros físicos. Me acostumbré a la comodidad y a la rapidez del Kindle, sobre todo cuando se trata de libros que acaban de ser publicados o que prefiero leer en inglés. Pero de todos modos no hay nada que se compare con el libro físico que, personalmente, lo prefiero con tapa blanda. Son más fáciles y cómodos de transportar y me permiten hojearlos y jugar con ellos con más facilidad. Me gusta darlos vuelta, tomar notas, marcas frases, hacer comentarios. Siento que hasta que no hago todo eso el libro no es mío.

¿Qué libro estás leyendo ahora?, ¿nos hablarías un poco de él?

 En este momento estoy leyendo Diez negritos de la gran Agatha Christie. Creo que es una de sus obras más conocidas y nos cuenta como diez personas son citadas en una isla por un anfitrión que no conocen. Allí comenzarán a morir uno a uno, acorde a la letra de una canción de cuna que se llama justamente así. Me falta poco para llegar a la mitad pero ya puedo decir que la atmósfera es demasiado tensa, desconfío de todo y de todos y algunos amigos me han comentado que al final hay un giro en la historia que te deja en shock, así que estoy emocionadísimo por saber qué pasara.

¿Cuál es tu próxima lectura?, ¿por qué la escogiste?

erazi01 Mi próxima lectura será A la sombra del árbol kauri de Sarah Lark, la segunda parte de otra trilogía ambientada también en Nueva Zelanda. La escogí porque extrañaba leer a la autora, además nunca me decepciona; el primer tomo, Hacia los mares de la libertad, me pareció fascinante y tenía ganas de encontrarme nuevamente con estos personajes. Además, hace rato que no leía novela histórica.

Según tú ¿Qué debe tener una buena crítica en Babelio?

Fuera de los elementos básicos como podrían ser, por ejemplo, hablar del estilo de escritura, la construcción de los personajes o cualquier aspecto «técnico», por ponerlo de alguna manera, me gustan que las reseñas se tornen personales y vayan más allá del «me gustó – no me gustó». Quiero que reflejen lo que al lector le hizo sentir, ya sea bueno o malo y por qué, que se animen a contar sus experiencias, sus enojos, sobre qué tema te hizo reflexionar, sobre qué cosa te hizo formar (o cambiar) de opinión, qué te dio rabia, qué te faltó, qué te sobró, qué sensación te quedó luego de haberlo terminado, ese tipo de contenido me gusta en una reseña.

¡Gracias Erasibanez por compartir tu experiencia de lectura con nosotros!

Conoce más libros y lectores en www.babelio.es

 

Latinoamérica en España: mitología literaria

Geográfica y culturalmente separados pero unidos por un idioma cuyas formas proliferan y hacen del español una lengua rica y diversa, España y Latinoamérica dialogan, chocan y se acercan dentro de los libros y de la literatura.

autoresesplat

En América Latina se conoce a los autores clásicos y contemporáneos españoles. Es común que en la instrucción literaria estén presentes el ingenioso hidalgo, la poesía de Góngora, el teatro de Lorca y en las mesas de novedades de las librerías, títulos como Patria, Los perros duros no bailan y nombres como Enrique Vila-Matas, Almudena Grandes, David Trueba o Rosa Montero.

¿Pasa lo mismo del otro lado?, ¿cuánto conocen la literatura latinoamericana los lectores españoles?, ¿deben y pueden llegar los escritores de América Latina a las editoriales de España?, ¿qué tan universal es su producción literaria?, ¿es necesario el reconocimiento de los lectores de un continente para los escritores del otro?

Hay muchas suposiciones, prejuicios y casi una mitología al respecto, mitología que trataremos de comprender y a su vez, derribar con las opiniones de  Jorge Carrión, escritor español, crítico literario y creador del Máster en Creación Literaria de la Universidad Pempeu Fabra;  Leonardo Valencia, narrador ecuatoriano radicado en España, quien está por publicar su última novela  La escalera de Bramante  en Seix Barral  y Enrique Murillo, editor español de larga trayectoria en pequeñas y grandes editoriales, con quienes aquí conversamos.

Entrevistados
Jorge Carrión, Leonardo Valencia y Enrique Murillo.

¿Hay un acercamiento a autores latinoamericanos en España por parte de editoriales, medios y lectores?

Jorge Carrión: Creo que la atención editorial, académica y lectora a la literatura latinoamericana es notable desde España. Lamento que no ocurra siempre a la inversa: es decir, creo que hay más difusión de la literatura de América Latina en España que de la literatura española en la otra orilla. Son muchos los sellos que apuestan por autores latinoamericanos. Destacan quizá Anagrama, Random House, Candaya y Páginas de Espuma.

Enrique Murillo: La incomunicación entre España y América Latina es notable como por otro lado lo es también la incomunicación en la propia América Latina entre unas repúblicas y otras. En España, de vez en cuando lees en algún suplemento de libros una crónica, por lo general excesivamente subjetiva, acerca de lo que ocurre un país americano. Los lectores también se van alejando cada vez más aquí de lo que pasa en América. La editorial Alfaguara sigue siendo el mejor puente, pero se centra en lo que vende mucho. Hay algo en general que no funciona nada bien.

Leonardo Valencia: En España se hace un esfuerzo por dar a conocer obras latinoamericanas, tanto en grandes grupos editoriales con obras de autores reconocidos y de perfil más comercial, como en editoriales medianas o pequeñas que arriesgan por autores nuevos y no necesariamente comerciales y con un registro lingüístico y estilístico más arriesgado, entre las que destacaría –en distintos géneros– a las editoriales Periférica, Pretextos, Visor, Limbo Errante, entre otras. Sin embargo, hay dos aspectos a destacar. Uno es cuantitativo: España no puede dar cuenta de la producción de todo un continente compuesto por decenas de países, lo que implica que lo publicado por editoriales españolas será siempre sesgado e incompleto. El otro factor es la comprensión de nuevos registros idiomáticos y estilísticos que se pueden considerar no comprensibles en España, realizado a partir de equipos editoriales que no conocen en detalles las realidades de los distintos países. Esto exige que el lector interesado en la producción latinoamericana, y los críticos, deban prestar mucha atención a los libros editados desde América Latina y que no circulan en España.

Dato curioso:  En el 2017 y lo que va de este año se han publicado más de 30 obras de escritores latinoamericanos en España, por grandes y pequeños sellos editoriales. Cifra mucho más elevada que la de autores españoles publicados en América Latina quienes, de todas maneras son más conocidos en este continente que los primeros.

¿Es necesario para un escritor latinoamericano dar el salto a España para que su obra trascienda?

Leonardo Valencia:  No es necesario. De hecho, muchos autores latinoamericanos no entran en el medio editorial español por vía directa, sino indirecta, a través del prestigio adquirido en Francia, Alemania o Estados Unidos. Y muchos autores que «dan el salto» a España, no tienen tampoco ninguna repercusión.

¿Necesita un escritor latinoamericano ganar un premio en España para darse a conocer?

Enrique Murillo:  Los premios literarios son una de las lacras de la literatura en España. Se trata de simples operaciones comerciales. Cuando algunas editoriales no pertenecientes a grandes grupos conceden el premio anual a un escritor latinoamericano parece que más busquen ganar influencia de mercado en el país de origen del escritor que otra cosa. Los grandes grupos dan esa clase de premios por la presión local en América de tal o cual escritor bien situado, que les exige publicar en España. Todo tiene intenciones que están muy lejos de la idea de premiar la gran literatura. Entiendo que haya escritores que por obtener visibilidad en España lleguen a ciertos extremos comparables a las maniobras de algunos españoles por obtener esos mismos premios. Pero en general, al público lector solo se le despista.

Una pequeña lista: Jorge Volpi, Juan Pablo Villalobos, Martín Caparrós, Guadalupe Nettel, Jorge Franco, Jorge Zepeda Patterson, Eduardo Sacheri, Carla Guelfenbein, Nicanor Parra, Juan Gabriel Vázquez, Sergio Ramírez, entre otros, son autores latinoamericanos que han ganado, en los últimos años, varios de los premios literarios españoles de mayor reconocimiento.

¿Puede la literatura estar condicionada por la geografía?, ¿tienen una voz común los escritores de América Latina?

Leonardo Valencia: La geografía no es el único condicionante. De hecho, la literatura por sí mismo está creada a partir de una superación geográfica, de una superación de límites naturales, y se inserta en tradiciones más amplias que las nacionales del autor. Respecto a la voz común, es muy difícil pretender hallarla entre tantos países que conforman América Latina. Hay inflexiones que son muy particulares. El sentido de las bellas letras quizá está fracturado en América Latina por las interferencias de la lengua coloquial, las vanguardias históricas, la dispersión de lectores y las particularidades nacionales. Por poner un contrapunto en poesía, hay un abismo entre la poesía de un escritor español como Antonio Gamoneda y Nicanor Parra. Y dentro de América Latina la poesía de Perlongher está en las antípodas de la de Eielson en Perú. Cualquier pretensión de unificar en una voz común tiene el peligro de una resta monumental a la diversidad de América Latina. Hay varias Américas Latinas y no una voz común.

postesplat
Martín Caparrós, Juan Gabriel Vázquez, Graciela Speranza, Fernando Iwasaki y Lupe Rumazo.

¿Qué rescatan de la literatura latinoamericana?, ¿quiénes son los autores contemporáneos imprescindibles?, ¿con qué autores dialogan?

Jorge Carrión: Entre los autores más valorados de estos momentos están Samanta Schweblin, Mónica Ojeda, Eduardo Halfon, Martín Caparrós o Juan Villoro, entre muchos otros.  Tuve la suerte de poder tratar, personal e intelectualmente, con Ricardo Piglia, gracias a que edité para Candaya el volumen colectivo El lugar de Piglia. Crítica sin ficción. Es sin duda un maestro para muchos de los escritores de mi generación de ambas orillas del Atlántico, como Carlos Fonseca, Juan Gabriel Vásquez o Mario Hinojos. Como uno de los editores de la revista Otra Parte Semanal y como amigo, estoy en contacto permanente con otros dos grandes autores de la literatura actual, sus directores, Graciela Speranza y Marcelo Cohen. Nos leemos mutuamente. ¿Qué más puedo pedir?

Enrique Murillo: América Latina representa en narrativa el arte de contar de una cultura que no ha perdido la conversación, las ganas de contar y de que te cuenten historias. Y en general, es una cultura que ha sabido leer bien los grandes avances literarios norteamericanos de los años 20 y 30 del siglo XX, y también los posteriores. Cosa que en la España de Franco era casi imposible. Pero ese magisterio no produjo grandes influencias que resultaran en cosas interesantes por parte de los escritores españoles.

Leonardo Valencia:  Con muchos, tanto en mi país como en el resto de América Latina. Y en realidad no hago distinción entre escritores de un lugar u otro. Tengo un buen diálogo con escritores españoles. Internet le ha dado una fluidez a los diálogos que a veces es desbordante. Respecto a los que considero clásicos para mí, el dialogo es una relectura permanente. Ahora releo a Juan Carlos Onetti, a Juan Montalvo, al primer Vargas Llosa, a Lupe Rumazo, o los ensayos del primer Julio Cortázar, a poetas como Darío que nunca deja de sorprenderme, o descubro a voces que no había podido escuchar, como las de Armonía Sommers, José Carlos Becerra, Cristina Rivera Garza, Mario Levrero, Josefina Vicens. Entre los contemporáneos, muchos de ellos mayores a mí, quizá el diálogo mayor lo he tenido con Christopher Domínguez, Enrique Vila-Matas, Wilfrido Corral, Ana Becciu, Fernando Iwasaki, Jorge Eduardo Benavides, Ricardo Sumalavia, Carlos Arcos y Rolando Sánchez Mejías. Y con muchos autores jóvenes de mi país, que están produciendo una literatura reciente muy llamativa y que se consolidará en los próximos años.

Recomendación: Si quieres saber más de estos autores y de la literatura latinoamericana en general visita nuestro sitio. Encontrarás listas de escritoras latinoamericanas; novelas históricas latinoamericanas; Latinoamérica: dos libros por país y muchas más.

Entra a www.babelio.es

Julio: mes del terror

31 días para leer y comernos las uñas.

Una atmósfera escalofriante inunda las calles de Babelio, de los libros se han escapado personajes que te harán poner los pelos de punta, monstruos obligados a ser humanos, vampiros, psicópatas, brujas, seres sobrenaturales, todo el imaginario de la literatura de terror invade nuestra comunidad. 

clarke02
Ilustración de Harry Clarke para la obra de Edgar Allan Poe (1919).

El miedo es una de las sensaciones más potentes del ser humano y animal, paraliza o empuja, invade todo el cuerpo, provoca a la imaginación que al leer es más voraz que cualquier otra cosa, por eso la literatura de terror -desde los mitos y leyendas, pasando por el imaginario medieval y los clásicos del XIX hasta llegar a novelas y cuentos actuales- siempre ha tenido sus adeptos.

Si eres uno de ellos prepárate para encontrar y compartir reseñas, listas, citas, biografías de autores y nuevos títulos durante todo julio, mes dedicado a la literatura de terror, horror y misterio.

Cada día compartiremos reseñas y autores clásicos, imprescindibles y también otros nuevos y contemporáneos que refrescan esta literatura.

Tendremos entrevistas a autores y editoriales especializados en el género de terror.

Sortearemos un libro entre los lectores que tengan oro en la insignia experto en horror, lectores que disfrutan  de penumbras, secretos terroríficos, monstruos que susurran en plena oscuridad, fantasmas que se revelan o demonios que persiguen al hombre.

terror02
Ilustración de Ken Garduno (2010).

En nuestro reto de lectura La vuelta al mundo daremos kilómetros extras a quienes lean:

  • Libros de este género
  • Autores japoneses de terror
  • Libros cuyos protagonistas sean: vampiros, demonios, brujas, súcubos o cualquier otro personaje fantástico que infunda terror.

¿Estás preparado para una experiencia piscológicamente estremecedora de lectura?

Entra a www.babelio.es