Encuentro con miembros de Babelio: 80

Babelio, la red social dedicada a los lectores, es una comunidad en la que compartimos con distintas personas, cada lector, aunque suene trillado, es un mundo diferente,  una biblioteca propia, una experiencia única con la lectura. Conozcamos a los grandes lectores de la comunidad y dejemos que nos hablen sobre sus libros, críticas y recomendaciones. Aquí les damos la palabra.

Conoce a Juliiann0, lector de España, tiene la insignia de Conocedor en Ensayo, con más de 520 críticas publicadas en su perfil de Babelio. En esta entrevista comparte sus experiencias con la lectura.

Una parte de la biblioteca de Juliiann0.

¿Cómo llegaste a Babelio?

En realidad fue una simple coincidencia. Recuerdo que me encontraba buscando un par de libros en redes, entonces apareció el perfil de alguien que en sus historias compartió un post de Masa Crítica. Sentí curiosidad y al abrirlo comprendí un poco de qué se trataba. Sin dudarlo decidí buscar más y registrarme en Babelio para dar difusión a mis lecturas. 

¿Qué géneros contiene tu biblioteca?

Mi biblioteca es quizá mi único tesoro, compuesta por unos cuantos objetos antiguos y textos de gran variedad de géneros, salvo literatura juvenil. Se destacan obras de literatura clásica y filosofía, aunque recientemente he adquirido más autores en habla hispana para incursionar en los estilos tan peculiares que se han concebido experimentalmente en nuestra lengua. Resulta fascinante, además porque se tiene una cercanía más directa con la originalidad de la obra del escritor que cuando se leen traducciones.

Como lector en Babelio tienes la insignia de Conocedor en Ensayo ¿qué rescatas de este proceso?

Recientemente he incursionado en el Ensayo porque resulta muy atractivo sujetos que han escrito sobre temas tan comunes a nuestro día a día como temas que generan controversia y producen una compleja sensibilidad en el lector. Teniendo como referentes, por ejemplo, a Michel de Montaigne, Francis Bacon o Blaise Pascal, con diferencias significativas, pero con una pluma tan poderosa y bella como evocadora, capaz de iluminar con sus ideas -algunas arcaicas para nosotros-, que en su época generaron furor e incitaron a muchos a pensar y exaltar el arte. Aunque estos son más filosóficos, en lo literario podemos encontrar a Thomas de Quincey, un hombre del romanticismo que hizo del ensayo algo menos tedioso para convertirlo en una experiencia tan exquisita que a veces se puede llegar a confundir como si se estuviera leyendo un cuento, un poema narrativo o una novela, cuando se desenvuelve en figuras de antaño que le inspiraron al momento de escribir, como sucede en La monja AlférezDel asesinato considerado como una de las Bellas Artes. Son muchos, y entre los contemporáneos podría mencionar a los colombianos Gonzalo Arango y Fernando Vallejo, ambos irreverentes y explosivos, pudiendo despertar la duda e inconformidad en quien se atreve a leerlos. 

¿De qué otros géneros disfrutas apasionadamente?

Disfruto más que nada la literatura de romanticismo, los simbolistas y el parnasianismo francés. Es como ser tocado por la dulzura, la nostalgia, escenarios que son tan distantes a nuestra realidad y a la vez tan discernibles en el tiempo, que me llevan a divagar por bosques llenos de color, habitados por seres extraordinarios o calles solitarias bajo la lluvia, y al mismo tiempo estar inmerso en las sombras, donde lo grotesco toma la forma que incita una pasión loca, renegada, que permanece latente sin ser descubierta por la mayoría, bajo la visión del miedo y la pesadumbre de la vida.  

¿Cuál es tu primer descubrimiento literario?

Como muchos jóvenes, empecé por leer literatura juvenil. Me gustaba, pero no me sentía pleno, necesitaba encontrar algo que produjera un vuelco a mis emociones, sin que fuera muy ostentoso y me diera una aproximación más íntima a su personaje y su historia, fue entonces cuando tuve frente a mí al que considero el primer verdadero libro que leí: Los sufrimientos del joven Werther de Goethe.

¿Cuál es el libro más interesante que has descubierto en Babelio?

En este caso fue De animales a dioses de Yuval Noah Harari. Un libro que cambió radicalmente mi forma de analizar cada acontecimiento que se presenta en el mundo por medio de la historia, y así proyectar con más claridad las posibilidades futuras que impactarán lo que somos hasta ahora.

¿Quién es el diamante literario que harías descubrir a nuestros lectores?

No podría hablar de una obra como tal, pero sí referir a algunos autores que, pese a ser relegados con el paso del tiempo, representan un legado incalculable para las letras universales. Enigmáticos, absurdos, a veces difíciles de comprender, pero tan penetrantes que después de leerlos cambiará completamente la forma como apreciamos la literatura, como: T. Chatterton, C. Baudelaire, A. Rimbaud, P. Verlaine, Villiers de L’Isle-Adam, Rachilde, C. Lispector, Fernando González Ochoa, Choderlos de Laclos, Máximo Gorki, Lord Byron, G. Bataille, J. C. Onetti, Felisberto Hernández, Macedonio Fernández, José Lezama Lima, Manuel Mujica Laínez, extendiéndome con muchísimos otros.

¿Tienes algún libro que relees con frecuencia?, ¿cuál es?

Realmente rechazo releer libros. Hago mis excepciones con la poesía, sin embargo es algo inusual en mí. Siempre he pensado que es casi una pérdida de tiempo, a menos que se trate de un libro o una parte de él que me pueda ser útil para analizar aspectos que requiero complementar o ver desde otro punto. Generalmente lo que sí hago es que, cuando leo un libro, me tomo el tiempo para encontrar esos fragmentos que vislumbran algunas ideas con las que siento afinidad, reprobación o cosas que me parecen bellas, diferentes y destacables en él, entonces los subrayo con delicadeza con un lápiz para encontrarlos sin problemas al hojear sus páginas meses después.  

¿Qué libro no has podido terminar de leer aunque hayas querido?

Cuando me topé con la literatura clásica, dejé a un lado un par de textos juveniles que recién había empezado a leer, y opté por regalarlos todos porque sentía que ya no me producían otra cosa que aburrimiento. Esto, claro está, es una apreciación personal, una postura muy subjetiva, así que no creo que la literatura juvenil no sea buena, solo que ya no es de mi gusto. Aun así, reconozco que todavía conservo unos cuantos de aquella época, como La leyenda de Camelot de Wolfgang y Heike Hohlbein. Admito que mi imaginación nunca me había transportado de la manera cuando leí esa trilogía, leyéndola incansablemente por las noches, por eso le tengo cierto afecto.

¿Cuál es tu lugar preferido para leer?

Considero que la lectura es un ejercicio solitario, que necesita estar exento de ruido o cualquier distractor para que sea más ameno y nuestra mente explore cada línea sin detenimiento. Por lo general lo hago en mi habitación y cuando tengo la oportunidad me ausento de la casa y voy a la finca de mi familia o viajo a un lugar a las afueras del pueblo para acostarme tranquilamente a leer.

¿Tienes una cita literaria de culto?, ¿cuál es?

Lamentablemente no estimo nada como objeto de culto, pero sí hay muchas citas que están arraigadas a mi memoria desde que las hallé, por ejemplo:

“[…] Les entrego este libro, no como unos binoculares para ver a los demás, sino como un espejo para que se vean ustedes”

de G.C. Lichtenberg;

“[…] Despreciable y peligroso, eso ha hecho de mí la poesía y el amor”

de R.G. Jattin;

“Juego mi vida, cambio mi vida. De todos modos la llevo perdida…”

de León de Greiff

¿Tablet, e-book o papel?

No me siento muy cómodo con las tablet, leer en e-book me irrita, tanto los ojos como el temperamento. Jamás reemplazaría por lo digital a un libro en físico y poseer una enorme biblioteca. Va a sonar contradictorio, y es que aunque procuro dejar una huella ambiental positiva cuidando del ecosistema -incluso soy vegetariano-, el papel es lo único a lo que no podría negarme. No hay nada tan encantador como contemplar un cuarto lleno de libros. 

¿Qué libro estás leyendo ahora?, ¿nos hablarías un poco de él?

Generalmente yo voy alternando libros. Organizo horarios que dispongo para cada uno, hace que leer sea algo más dinámico y no estático. Tomo hasta 3 libros, pero dependen las opciones que me disponga. Si estoy leyendo una novela, por ejemplo, puedo complementar con un libro de ensayos, cuentos o poesía. Son elecciones minuciosas y no al azar, porque hace parte de algo que creo que me puede ser útil a futuro para intentar escribir, para ir creando un propio estilo y técnica que no decline en la forma y uso de un autor en concreto que ya he leído. Por eso tampoco leo toda la obra de un escritor de una sentada -conozco a varios que lo hacen-, pero yo prefiero, sin importar lo mucho que me guste, leer uno de sus libros e ir dejando los demás para un futuro no tan próximo. Ahora estoy leyendo 21 lecciones para el siglo XXI de Y.N. Harari, un texto fundamental para entender ampliamente nuestro presente, con una mirada crítica, clara y bien fundada; y una vieja edición antológica de la poesía de León de Greiff, colombiano excepcional en el panorama literario al igual que lo fueron Porfirio Barba Jacob y José Asunción Silva. 

¿Cuál es tu próxima lectura?, ¿por qué la escogiste?

Tengo prevista una lista de 44 libros por leer en estos próximos meses hasta diciembre, sin contar aquellos que pueda abordar conjuntamente. Son lecturas organizadas en las que voy intercambiando géneros por la intención que tengo de poder escribir algún día. El que viene para la siguiente semana será Antes que Anochezca de Reinaldo Arenas, una autobiografía novelada; luego La Persuasión y la Retórica de Carlo Michaelstaedter (su filosofía es alusiva al suicidio, algo que denota un interés muy particular y razón por la que también he leído a Philipp Mainländer); continuando con Loco afán. Crónicas de sidario de Pedro Lemebel… bueno, la lista se alargaría demasiado para mencionarla aquí mismo. 

Según tú ¿qué debe tener una buena crítica en Babelio?

Me es difícil señalar criterios que se deban tener para que una crítica sea calificada como buena o mala. Más bien me atrevería a sugerir que lo más importante es tener en cuenta el autor y el libro. Si doy a conocer un poco del autor -no es necesario escribir una biografía, solo lo esencial- que me lleve a relacionar su figura con su escritura, pues lo que voy a enfocar respecto a la crítica del libro podrá esclarecer aún más la historia y motivos que tuvo para desarrollarla, sin ser pretencioso hasta caer en los artificios, pero manteniendo una buena ortografía, no prolongándose exageradamente y sí lo suficiente para que el lector guste de ella y quiera conocer de manera directa al escritor y alguno de sus libros.

Gracias a Juliiann0 por sus respuestas y recomendaciones.

Como lector/a miembro de Babelio puedes crear widgets personalizados para mostrar tus libros y autores preferidos en tu blog. Conoce más libros y lectores en Babelio.

Autor: Nico Rose Babelio

Amo leer y por eso amo Babelio