Encuentro con editoriales: Blatt & Ríos

Desde Argentina, una editorial independiente dedicada a la literatura, a la investigación y a las traducciones de calidad acaba de llegar a España. Fundada en 2010 por Mariano Blatt y Damián Ríos, lleva publicados más de 70 libros de autores argentinos, latinoamericanos y del resto del mundo. En esta entrevista conversamos con Mariano Blatt.

¿Nos podrías contar un poco sobre el origen de la editorial?

Blatt & Ríos es una editorial que fundamos junto a Damián Ríos en Buenos Aires en 2010. Nosotros ya veníamos trabajando juntos desde hacía varios años. Primero yo hice unos trabajos para Damián en Interzona, editorial que él había cofundado junto a Edgardo Russo. Luego, seguimos trabajando en forma independiente para otras editoriales. Hasta que finalmente en 2010 decidimos emprender nuestro propio sello. Es una editorial que surge de una amistad que a su vez había surgido del mundo de los libros y del mundo de la poesía. 

La editorial publica varios géneros ¿cuál es entonces la línea que sigue para conformar su catálogo?

Publicamos autores, obras. Principalmente narrativa de ficción, pero también, en menor medida, se cuelan la poesía, el ensayo y los libros de “género más dudoso”, para citar a un autor de la casa. La línea, quizás, sería una línea que va siguiendo nuestras lecturas y la escritura de las y los autores que publicamos. Somos una editorial de editores y, por lo tanto, una editorial de lectores.

Blatt & Ríos se presenta como una editorial dedicada a la literatura, la investigación y las traducciones de calidad. Si bien una editorial defiende todo su catálogo ¿qué libros o autores consideran indispensables y recomendarían?

Es cierto, uno quisiera poder contestar esta pregunta con: “Todos los que publicamos”. Pero también podríamos elegir algunos, pensando sobre todo en nuestro desembarco en España: Carolina Sanín es una autora colombiana que nos parece fundamental, de una lucidez extraordinaria y una prosa bellísima. Edmund White es un clásico contemporáneo de la literatura norteamericana que quizás no ha sido todo lo difundido que uno quisiera en español, y por eso apostamos a hacerle justicia con nuestras traducciones de su obra. César Aira, el gran escritor argentino de las los últimos cuarenta años. Liliana Villanueva, una cultora de la escritura de viajes excelente. Marina Yuszczuk, una poeta y narrador argentina contemporánea que es de las más importantes y brillantes de su generación. Y así podría seguir…

Acaban de abrir una sede en España ¿cómo está siendo esta experiencia en relación a los lectores?

Hay que decir que, aunque modestamente, nosotros ya teníamos nuestros lectores en España. Esta apertura de una oficina de la editorial en Madrid apunta a estar más cerca de ellos, y a ampliarlos. Que nuestros libros se empiecen a ver en las librerías españolas, y que de a poco más lectores nos vayan conociendo. Publicar libros es querer que otros lean lo que uno leyó y le pareció importante. A eso venimos.

¿Con qué títulos aparece Blatt & Ríos en el sector editorial español?

Hemos entrado con un paso doble. Por un lado, con dos títulos de Lee Child: Noche caliente y Mañana no estás. Child es un autor súper ventas que a priori puede parecer ajeno a nuestro catálogo, aunque nosotros estamos convencidos de lo contrario. Basta con leer sus novelas, cargadas de acción pero también de construcción maravillosa de escenas, de diálogos fascinantes. Los libros de Lee Child son puro disfrute de lector. Y por el otro lado, dos libros de autores latinoamericanos: Somos luces abismales, de Carolina Sanín, de quien ya hablamos; y Las tres carabelas, un volumen que recoge dos novelas bellísimas de Blas Matamoro, un autor argentino emigrado a España hace más de 40 años, y que será familiar para muchos lectores de por aquí.

¿Nos podrían contar un poco más acerca de el Club del Libro que mantiene la editorial desde su página?

El Club del Libro Blatt & Ríos es una suscripción anual que funciona en Argentina. Los socios reciben cada dos meses uno de los libros que publicamos durante el año en su casa. Lo pensamos como un club en el sentido de que los socios son socios de nuestra editorial, socios en la lectura.

¿Cómo es la relación que tienen con los lectores en Internet y redes sociales?

Tenemos cuenta en Instagram y en Twitter, tanto de la casa argentina como de la casa española. En cada una nos comunicamos con nuestros lectores acorde a los códigos que piden cada red social. Para nosotros las redes son importantes porque no sólo podemos mostrar lo que hacemos, sino que también podemos conversar con nuestros lectores. Compartir sus experiencias, y también las nuestras. Nuestro Twitter argentino, por ejemplo, tiene un tono muy personal, íntimo. Pero de una intimidad de la editorial. Nosotros somos editores acostumbrados a estar en la primera línea de contacto con los lectores. En ferias, nos encuentran atendiendo nuestros propios stands.

¿Qué novedades podrá esperar el público lector en los meses que vienen?, ¿alguna sorpresa?

Además de los ya mencionados, podemos adelantar la publicación de dos traducciones: la de A Boy’s Own Story, de Edmund White (La historia de un muchacho), y la de Swimming Studies, de Leanne Shapton, un libro realmente hermoso alrededor de la experiencia de nadar. 

El editor es un gran lector

¿Cuál es tu relación personal con la lectura?

Sinceramente: la amo. Me gusta, me salva, me consuela cuando estoy triste, me entusiasma, me provoca ganas de hablar, de compartir, de viajar, de conocer gente, épocas, cosas. Me da ganas de escribir y de seguir leyendo. La considero una bendición y se la deseo a todo el mundo.

¿Cuál ha sido tu mayor descubrimiento literario como lector?

La poesía. Así, en general. Porque ser lector de poesía, creo, eleva el nivel de exigencia sobre todas las otras lecturas. 

¿Gracias a qué lecturas te vinculaste con la edición?

Cuando yo tenía 12 o 13 años leía todas las novelas juveniles que escribía Pablo de Santis. Era fanático. La mayoría las publicaba en una editorial argentina que se llama Colihue. Un día descubrí que De Santis también dirigía en esa editorial una colección, “La movida”. Todo lo que salía en esa colección me gustaba. Creo que esa experiencia fue fundamental, porque ahí estaba todo: el autor y el editor, o director de colección. Y también el concepto de colección, de sello. Yo quería ser escritor pero también quería ser editor, porque mi escritor favorito era ambas cosas.

¿Qué libros o autores ya publicados te hubiese gustado editar?

A Marcel Proust. Hace poco nos entusiasmamos durante unas semanas con la posibilidad de publicar en español un libro con cuentos inéditos suyos que se descubrieron hace unos años en Francia. Y mientras esperábamos la respuesta de la editorial francesa para ver si los derechos de esa edición estaban disponibles para traducir, me imaginé por un momento que quizás iba a ser el primer editor en español de un texto de Marcel Proust, y se me puso la piel de gallina. Finalmente, la traducción ya estaba comprada por otra editorial. Pero la emoción que sentí fue auténtica.

¿Por qué creer en los libros y en la edición hoy en día?

Porque los libros son objetos perfectos que nos hacen felices.

Conoce más sobre Blatt & Ríos en su página de Babelio.

Autor: Nico Rose Babelio

Amo leer y por eso amo Babelio