Encuentro con editoriales: Nulú Bonsai

Sebastián Goyeneche, poeta y editor, conversa con nosotros sobre Nulú Bonsai, editorial independiente argentina que está cerca de cumplir una década de hacer libros para agitar la poesía y la lectura en su país.

logonulú

Nos puedes hablar del origen de la editorial ¿cómo fue creada?

Nulú Bonsai nace en el 2008, pero se gesta unos años antes, alrededor del 2005 cuando el poeta Grau Hertt decidió ir de Mar del Plata a Buenos Aires para concretar este proyecto. Hertt y yo nos conocimos en un foro que se llamaba Poesía urbana, en el cual se publicaban poemas todos los días y se comentaban, un foro php, esto mucho antes que existieran las redes sociales. Ahí empezamos a intercambiar poesía y comentarios, y entre chats, conversaciones y mails surgió la idea de armar una editorial. Del 2005 al 2008 estuvimos pensando qué autores queríamos publicar, cómo imaginábamos las colecciones y por qué, el formato que iban a tener los libros, política de ventas, tratamiento con el autor, etc. Así empezamos a hacer realidad Nulú Bonsai que en octubre del 2008 sacó los primeros tres libros.

¿A qué responde el título de la editorial?

necamesiaEn esos años escribíamos poesía bastante influenciada por la fonética de las palabras aunque él escribía una poesía más simbolista, tal vez yo estaba más influenciado por En la masmédula de Girondo. En base a eso empezamos a escribir un libro juntos que se llama Necamesia, libro que sabíamos no tendría editorial que lo quiera publicar y que tendríamos que crearla nosotros. El título de la editorial surgió en esta época, la de escribir jitanjáforas, empezamos a mezclar palabras en función de la sonoridad, buscando el nombre de la editorial y entre todas esas surgió nulú y bonsai que aunque esta última existe fue una derivación de palabras no existentes y nos gustó la combinación de una palabra sin significado y otra con significado pero alejada de un contexto.

¿Cuáles han sido las mayores sorpresas desde que inició la editorial?

Diez años después una de las mayores sorpresas es que hayamos podido publicar a Thoreau, un libro que nos encanta, Caminar, texto que queríamos publicar antes de que se conformara la editorial y que ahora estemos por reimprimir la primera edición monolingüe de Opio, diario de una desintoxicación de Cocteau, otro libro que nos cambió la vida de adolescentes y que actualmente lo estamos haciendo con una traducción propia y bellísima de Martín Abadía y con todo el asunto de los derechos oficiales resueltos con los herederos de Cocteau, esa es una sorpresa increíble. Otra es haber logrado uno de nuestros objetivos que era editar autores inéditos, acompañarlos en su carrera y lograr que lleguen a tener un espacio  y un reconocimiento dentro del mundo del libro, del mundo literario. Esto creemos que es algo que hemos logrado con autores como Ioshua, Malén Denis, Fernando Bogado, Federico Fahsbender, Carla Sagulo, entre otros autores que manteniendo la producción y un seguimiento con ellos hemos publicados más de un título y logrado que sus nombres pasen a formar parte de la lista de poetas contemporáneos que llaman la atención o que son leídos actualmente.

¿Cómo se veían en ese entonces?, ¿cómo se ven ahora?

Cuando iniciamos la editorial imaginábamos que queríamos ser la mejor editorial del mundo, éramos jóvenes,  adolescentes con una visión muy romántica, que todavía mantenemos de alguna manera. Plasmábamos en distintos papeles las ideas y títulos que queríamos publicar, en una de esas listas aparece Opio de Cocteau y Caminar de Thoreau. Nos ha llevado muchos años publicar ambos. Algo que puedo rescatar es que cuando pensábamos en ser una editorial, yo por lo menos, imaginaba que podríamos publicar los libros que soñábamos, siempre lo pensamos como un proyecto a largo plazo, en ese sentido estamos muy conformes porque han pasado diez años y sentimos el reconocimiento y la recepción de los lectores y de los libros, de los libreros y de la prensa. Cuando apenas arrancamos sabíamos que no iba a pasar nada, que no tendríamos mucho espacio e interés y ahora todo el espacio que existe y el interés que hay en nuestros libros se vive gracias a todo lo que hemos hecho antes.

«Una original editorial diseña la poesía del futuro» es una de las descripciones de Nulú Bonsai ¿qué se encuentra en la poesía del futuro?

El eslogan se basa en un pizarrón en el que vamos anotando todo el proceso del libro,  aparecen distintas columnas: original, edición, diseño, producción, prensa y una que denominamos futuro. Es un eslogan que esconde de una manera implícita del proceso del libro, ya que el libro después de la producción pasa al futuro. En esta columna están los los libros que vamos proyectando. Entonces, a pesar de que es un eslogan que aparentemente habla de la editorial, habla también del proceso de todo libro, de como un original,  como algo que llega del impulso de un autor puede convertirse, gracias a todo el proceso editorial,  en lo que se va a leer en el futuro, la poesía del futuro. También se refiere un poco a la búsqueda de autores, que tal vez no estén produciendo lo mejor de su obra pero sentimos que seguro, en un futuro, nos pueden dar cada vez libros mejores. Tenemos el enfoque en producir a los artistas y acompañarlos, porque conocemos su potencial, sabemos cómo trabajan y cómo piensan, podemos proyectar su visión a futuro, porque son escritores y quieren serlo toda su vida, en ese sentido el eslogan habla de la visión que tenemos con respecto a los escritores jóvenes, como una predicción de su carrera más adelante.

¿Cuánto hay de político en su propuesta y gestión editoriales?

Absolutamente todo lo que hacemos es político. Somos una editorial que no cobra a sus autores, que no presta servicios editoriales,  que no vende su catálogo por incluir un autor que tal vez pague un buen dinero por formar parte. Somos editores muy caprichosos e ingobernables. Nunca vamos a publicar algo que no nos guste y eso es absolutamente político pues está pensado desde una perspectiva artística. Publicamos libros que nos parecen innovadores, originales, revolucionarios, que abren la conciencia, la cabeza del lector y también libros que generen nuevos lectores. Como dice Don Juan «Nada de lo que hay para aprender en este mundo fue hecho para aprenderse por el camino fácil» en ese sentido nos consideramos políticos porque intentamos generar lectores con un catálogo y un montón de libros que tienen contenido político, ninguno toca temas superficiales sino que casi todos están dirigidos a la profundidad de la humanidad y si no se cambia ese espacio profundo de cada uno como lector y como partícipe de la sociedad no creemos que pueda darse un cambio político superador. Casi ninguno de nuestros libros toca temas políticos de manera directa pero eso está ahí. También nos movemos a través de la autogestión,  producción y financiaciones propias, no dependemos de gobiernos, ni instituciones con las que ideológicamente no coincidimos, somos una empresa autogestiva, no capitalista.

La editorial presenta varias colecciones ¿en qué consiste cada una?

Tenemos el sello Ataque emocional al sistema capitalista, que tiene en su mayoría poesía, un par de manifiestos y narraciones, no se cierra a ningún género, se trata de libros cortos, de lectura rápida e interesante, que abra la cabeza hacia otros textos y hacia generar lectores. El sello Nulú Bonsai tiene  por su lado 4 colecciones, Ojo Bala de poesía; La jauría, colección de narrativa; una colección de libros ilustrados que se llama Los niños y otra que recoge libros dirigidos a la revolución de la conciencia sin distinción de géneros, Universalizar conciencia. Fuera de esto presentamos Umbracle,  libros de teoría del arte, sobre todo de cine y La fuerza suave que es un sello que publica plaquetas, fanzines o tabloides en los que se mezclan fotografía y poesía.

Además de la labor editorial realizan, con frecuencia, acciones poéticas y culturales ¿Cómo desarrollan y unen estas dos cosas?

Realizamos eventos, festivales, shows de bandas, homenajes a poetas como Girondo en Bibliotecas; hemos producido ferias;  acompañado a otras editoriales en sus presentaciones y a nuestros autores en eventos de otro tipo; hemos estado presentes en bienales y espacios de otras artes. Siempre nos ha interesado estar vinculados con otras manifestaciones artísticas. Desde que nació la editorial hemos producido eventos de poesía y lecturas. En el 2009 nació nuestro Ciclo living, ciclo de poesía y arte que lleva ya cien ediciones en el que se presentan músicos, artistas plásticos, poetas, etc. Consideramos que estas acciones políticas y poéticas  van de la mano en esto de abrir los libros, de trascender el objeto libro, de no verlo simplemente como mercancía, el mejor lugar para un libro es la página abierta y los eventos son el lugar de contacto real con todos los agentes que forman el movimiento cultural.

¿Qué significa ser una editorial independiente en Argentina?

Es un tema que está un poco agotado. Desde 1999 y 2001 que empezaron a surgir muchas editoriales independientes, que en su momento empezaron a llamarse editoriales emergentes como reacción a la crisis que se vivió en el país, la destrucción total del tejido social y de cualquier tipo de institución o forma de sostenimiento  hizo surgir nuevas formas de hacer las cosas, surgieron nuevos proyectos, la autogestión. Ser una editorial independiente implica no tener a nadie que te diga qué, por qué o cuándo debes publicar, implica cuestionarse todo el tiempo las formas de producción para lograr más y mejores formas en relación a lo que queremos generar y en relación también a lo económico. La independencia absoluta no existe ya que dependes siempre de un mercado y de un estado que tiene sus reglas y vericuetos que terminan jugando generalmente en contra. Pero fuera de esto, trabajamos de forma independiente sobre todo en relación al contenido y eso implica una política interna en la que cuidamos y respetamos el texto original, no influenciamos ni lo cambiamos, buscamos libertad e independencia. Somos una editorial independiente de autores también independientes.

feria de editores
Sebastián Goyeneche en la Feria de Editores, Buenos Aires. Foto de Leonel Arance.

Además de ser el editor apareces como autor de la misma editorial ¿cómo es el proceso de edición en este caso?, ¿por qué publicarse en la misma editorial que se trabaja?

Además de ser escritor, soy editor, diría. Soy un autor que junto con otro autor decidió crear una editorial, un espacio en el cual escritores como nosotros puedan sentirse cómodos, sentir que pueden trabajar la poesía como un oficio, como una profesión, como un arte, como un proyecto de vida, vimos que era necesario construirlo. También pensando que un catálogo es una defensa de un mensaje y de un contenido que difundimos, representamos y respetamos, con el que coincidimos, en ese sentido nos parece ridículo que un montón de editores sientan vergüenza a autoeditarse o autopublicarse, ¿cómo no voy a publicar mi propio mensaje dentro de un catálogo que considero como lo mejor que se puede hacer, como una colección de mensajes valiosos e invaluables para la humanidad?, entonces ¿por qué no publicar nuestros mensajes, el mío y el de Hertt que es poeta y editor al igual que yo?

¿Para qué escribir y publicar poesía?

Para cambiar el mundo, para eso. Aunque sea en una pequeña porción.

Para conocer más libros y autores de esta editorial ingresa a su página de Babelio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: